Hablemos de la psicosis (aunque sea un poco incómodo)

sábado, 5 de mayo de 2018


Hola hola! ¿Cómo están? Yo bien, o en realidad sólo más o menos bien. Estas últimas semanas han sido muy cansadoras para mi, mi salud mental no ha estado muy bien y no siento que vaya a mejorar pronto a pesar de que estoy yendo a terapia y tomando mis medicamentos, pero a veces es así, y hay que esperar que pase. Anyway, en este mes de Mayo algunos usuarios de tumblr están llevando a cabo el mes del awareness de la esquizofrenia y la psicosis, y en vista de que hace una semana tuve un episodio muy feo en medio de clases que me dejó llorando en medio del patio de la universidad, y en vista de que siento que no puedo hablar de esto con nadie por los prejuicios que existen, y en vista de que ustedes son personas geniales que entienden del mundo y que si algo no lo saben lo aprenden, es que vengo aquí a contarles cómo es tener psicosis, y más que nada a aportar con mi granito de arena a la creación de conciencia en torno al tema. 


1. Introducción
Mi nombre es Tamine, la blogger que todos ustedes conocen, y a causa otras enfermedades mentales tengo también psicosis. He vivido con esta condición desde los 15 años, pero a veces sospecho que la tengo desde mucho antes. Tengo alucinaciones auditivas, visuales y sensoriales entre otros síntomas comunes que mencionaré más adelante, pero al menos tengo la suerte (que pocos tienen) de que la mayoría del tiempo sé cuando estoy alucinando, por lo que casi nunca es tan terrible. Me da miedo hablar de cualquiera de mis enfermedades, pero especialmente de esta, por todos los prejuicios que existen, así que espero que este post les sirva para comprender mejor la enfermedad.
 
2. Delirios

"Se define delirio como una creencia que se vive con una profunda convicción a pesar de que la evidencia demuestra lo contrario."
Básicamente es una idea que tienes pegada en la cabeza y que crees 100% real a pesar de que toda la evidencia diga lo contrario, hay delirios terribles como el creer estar muerto y descomponiéndose o que pueden leerte la mente y otros más leves. La verdad es que yo sólo tuve delirios al comienzo de la enfermedad, cuando no estaba consciente de este termino (es decir, no tenía idea de lo que me pasaba), como la idea de que había gente a la que le pagaban para seguirme o que me ponían cámaras en la ropa. Los delirios hacen que te comportes de formas extrañas para evitar estas situaciones imaginarias, como por ejemplo, yo me bajaba del metro cuando estaba segura de que me estaban siguiendo, y luego me subía a otro tren. Hace años que ya no tengo de estos, pero recuerdo con mucha claridad lo terrorífico que es.
 
3. Alucinaciones
Las alucinaciones son quizás el sintoma más conocido de la psicosis, y en el mayor de los casos, el único que conoce la gente en general. Como mencioné antes, yo tengo alucinaciones visuales, auditivas y sensoriales, eso quiere decir que veo, escucho y siento cosas que no están allí. Muchas personas con psicosis tienen alucinaciones que se mantienen en el tiempo, pero ese no es mi caso. Mis alucinaciones más comunes son insectos, voces (gritos, risas y susurros dentro de mi cabeza), sombras que aparecen desde los espejos o rincones y que a veces me tocan, y el sentir mis propias neuronas hacer sinapsis o en general creer que siento procesos del cuerpo que son imposibles de sentir. Por muy terrible que suene, estoy acostumbrada a todas estas alucinaciones, y casi siempre comprendo que estoy viviendo una situación irreal y puedo ignorarla a tal punto que nadie a mi alrededor nota lo que está pasando, es sólo en momentos de mucho estrés o angustia que estas alucinaciones se vuelven extremadamente reales o aterradoras y me es casi imposible pensar con claridad (y por lo tanto, no reaccionar de forma visible a ellas). 

5. Lenguaje y comportamiento desorganizado.
Lenguaje y comportamiento desorganizado tienen que ver básicamente con hablar de forma incoherente (hay muchas maneras posibles en las que esto se puede presentar) o actuar de una forma excéntrica que no es normal para otras personas. Personalmente no tengo problemas con el comportamiento (soy un poco peculiar, sí, pero no tiene que ver con la psicosis je), pero el lenguaje sí es un problema. Me cuesta mucho hilar ideas, paso de un tema a otro muy rápido, a veces repito lo que me dicen para poder entenderlo, hablo muy rápido y otras veces tartamudeo, olvido palabras a menudo, y cuando tengo episodios muy malos, no soy capaz de responder, es decir entiendo lo que me dicen, pero mi cerebro no es capaz de armar ideas coherentes para hablar, por lo que solo puedo comunicarme con gestos. Esto quizás no suene tan mal, pero creo que me atormenta incluso más que las alucinaciones, es terrible no poder expresarse y me hace sentir que mi cerebro se está deteriorando cada vez más.

6. Síntomas negativos
Los sintomas negativos de la psicosis son los que te quitan algo de ti mismo, en este sentido se refieren a volverse apático, deprimido, o a que se genere una falta de interés en cosas que te gustan o que exista una falta de respuesta emocional entre otras cosas. La verdad es que como mencioné antes, mi psicosis es una enfermedad provocada por otro trastorno mental, por lo cual el sentirme apática o deprimida pueden ser causados tanto por una cosa como por la otra. Lo que si me ocurre, aunque solo en cuadros muy fuertes, es la falta de respuesta emocional, o falta de respuesta en todo sentido: dejo de reaccionar, y me cuesta comprender lo que pasa a mi alrededor, los estímulos son tantos que simplemente me apago. Esto también me pone particularmente nerviosa, porque se siente como estar completamente vacía.

7. Síntomas cognitivos
Los síntomas cognitivos son aquellos que le hacen daño a tus funciones cognitivas (duh) y causan en general problemas de atención o memoria. En mi caso tampoco sé si esto me pasa o no, porque el TDAH me causa más problemas cognitivos que cualquier otra cosa (sí, ya sé, tengo de todo and it's not funny at all).

8. Prejuicios
Personalmente, no he tenido grandes problemas con los prejuicios asociados a la enfermedad. Aparte de algunos rumores cuando iba al colegio o mi mejor amiga de la época diciéndome que no podíamos hablar más porque yo estaba teniendo alucinaciones, creo que no ha pasado nada demasiado malo. Algo que sí me molesta de sobremanera es ir a atenderme a cualquier centro de salud, siempre es la misma rutina: ¿Nombre? ¿Edad? ¿Por qué viene? ¿Alergias? ¿Qué medicamentos toma? Creo que junto con pesarme es el momento que más temo cada vez que tengo que ir a algún doctor o a la clínica. Todo va más o menos bien mientras hablo de los otros remedios que tomo (porque no suenan tan mal), hasta que digo el nombre comercial de los que no quiero mencionar, "¿y qué es eso?" me preguntan, and then I go antipsicoticos, y les juro que cada maldita vez, las enfermeras abren grandes los ojos o se hacen un poco para atrás, como si fuera a sacar un cuchillo de mi manga. Es terrible. Uno pensaría que la gente del área de la salud conoce un poco más sobre la realidad del tema, pero la verdad es que están igual de desinformados que el resto de la población, y odio que me hagan sentir peligrosa o loca.

9. Corrige una idea equivocada
En relación a lo anterior, hay un mito acerca de la psicosis que me molesta más que cualquier cosa, y es la idea de que la gente con psicótica es inherentemente agresiva. No hay nada más lejos de la realidad: las personas con psicosis somos generalmente un daño solo para nosotros mismos y muy rara vez seríamos agresivos con otros (a mí personalmente no me ha pasado jamás). Una persona que sufre de esta enfermedad tiene la misma posibilidad de ser agresiva que alguien que está sano, y creo que este mito tiene mucho que ver con los prejuicios enormes que hay en torno a la psicosis, como dije antes, apenas lo mencionas es como si los demás esperaran que saques un cuchillo y te les tires encima ahí mismo.

10. Representación en los medios de comunicación
Oh sí, una fiel representación de la hermosa psicosis (: 
Y hablando de prejuicios, creo que los medios de comunicación se llevan el primer lugar a los imbéciles del año. Con la excepción de algunos libros YA que muestran una realidad mucho más... real del asunto, los medios de comunicación se dan un festín con ridiculizar la psicosis, o con promoverla (en el caso de la psicosis causada por drogas ilícitas), por lo que al final según la tele si eres psicótico eres un loco peligroso, excepto que estés drogado con fun stuff como LSD, entonces ahí eres muy cool (ni siquiera me hagan hablar de la gente que usa estas drogas y recrea estos síntomas de mierda por diversión, porque no termino de odiar nunca.) 

11. Métodos para sobrellevarlo
La verdad es que este es quizás mi punto más débil, y después de 7 años viviendo con esto, uno creería que ya tengo más de un método para poder lidiar con mis alucinaciones, pero la verdad es que todo lo que se me ocurre es autodestructivo y no debería ser compartido (porque no pienso promover este tipo de cosas, jamás de los jamases, y compartir a veces es promover). Las únicas cosas que se me ocurren es sacudir la cabeza violentamente si estoy escuchando voces (los audifonos no sirven porque el 90% de las veces el sonido viene desde dentro de la cabeza), garabatear en un cuaderno, tirarme agua encima (o ducharme si tengo la oportunidad/no estoy muy asustada) o mi método de oro: intentar ignorarlo y pretender como que no está pasando nada (!!!)

12. Lidiar con la psicosis en la universidad.
Llegamos a mi área de expertise. Sobrellevar un ataque o episodio psicótico en un lugar público no es tarea fácil, al menos a mí se me hace el doble de difícil porque además de estar alucinando, tengo que mantener mi mejor poker face, o seguir conversando, o seguir contestando la prueba o lo que sea que esté haciendo, y cuando tengo verdaderos ataques de psicosis, el simple hecho de esconderlo hace que este empeore potencialmente. En estos dos años y medio de universidad, sólo una persona lo ha notado (o me ha dicho que lo ha notado, pero no creo que nadie más se lo imagine) porque ese día tuve un episodio muy malo y no pude seguir ocultándolo (a esto me refiero con que no puedo seguir viviendo sin reaccionar de alguna manera a las alucinaciones, ya sea tapándome los oídos o quitándome los insectos de encima, etc...), y en el colegio solo se supo porque tuve mi primer episodio ahí y en esa época no sabía como esconderlo. De todas formas, creo que lo tengo mucho más controlado, como dije antes, la mayoría de las veces no me afecta casi nada y puedo ignorarlas sin hacer ningún esfuerzo, a diferencia del colegio donde a veces salía corriendo de la sala muerta de miedo por las cosas que estaba viendo. Sea como sea, el tener que "esconder" mis síntomas es por mucho la carga más pesada de esta enfermedad.

13. Tips para ayudar y apoyar a una persona con psicosis.
No sé si estoy en la posición de dar tips que ayuden a todas las personas con psicosis, pero al menos a mi me ayuda mucho que la persona que está conmigo mientras tengo un episodio (en este caso Bunny) mantenga la calma y no me exija respuestas en un momento en el que no puedo darlas (ejemplo, que no pregunte ¿qué pasa? o que me presione para hablar). También me ayuda mucho sentir que no seré juzgada diga lo que diga, ya sea que vi una araña o que veo sangre cayendo por las paredes, me ayuda saber que no seré considerada más "loca" por una alucinación o por otra, ya que verbalizar lo que me pasa es una gran ayuda. Y por último me ayuda que la persona me explique lenta y repetidamente que lo que estoy experimentando no es real, hasta que pueda convencerme a mí misma. 
En el sentido de apoyar, creo que no es necesario si quiera saber que alguien cerca tuyo tiene psicosis para ayudar, pero a mi me serviría mucho que las personas a mi alrededor dejaran de decirle a todo "psycho", usar "esquizofrénico" como adjetivo, o incluso hacer bromas sobre alucinar.

14. ¿Cómo encuentras alegría y esperanza viviendo con psicosis? 
Esta pregunta puede sonar un poco dramática, pero la verdad es que cuando comencé a tener psicosis creí que nunca iba a ser feliz de nuevo. También, cuando paso por periodos psicóticos muy malos, me cuesta recordar que existen otras cosas en el mundo además de la enfermedad, porque toma todo el espacio de tu vida, y te hace casi imposible fijarte en nada más. Pero la verdad es que encontrar alegría y esperanza no es difícil para mi ahora que tengo 22 años y he sobrevivido a un montón de cosas que aunque han sido terribles, me han hecho crecer. Tengo una novia que me ama muchísimo, amigos en los que siento que puedo confiar y a quienes quiero y me quieren, me llevo mejor con mi familia, y contra todo pronostico, soy una buena estudiante y llevo una vida normal. Creo que eso es lo que más me preocupaba cuando comenzó todo esto, pero darme cuenta de que se puede tener enfermedades mentales y vivir, e incluso vivir como uno quiere y tener sueños y realizarlos, y darse cuenta de que uno es merecedor de amor a pesar de todo es lo que me hace sentirme tan llena (awwwww, sí, sí, I know).

15. ¿Tomas antipsicoticos / vas a terapia? ¿Por qué?
Sí y sí. Llevo tomando pastillas por 7 años (no solo antipsicoticos) y yendo a terapia intermitentemente desde los 9 o 10 años y permanentemente desde los 15. A pesar de que a veces las pastillas me molestan (también sirven para dormir, entonces me limitan mucho) sé que sin ellas experimentaría síntomas mucho más potentes. Es lo mismo con la terapia, a pesar de que no siempre me gustó ir (he pasado por al menos 7 psicólogos y 4 psiquiatras, si la memoria no me falla) y que aún hay algunas semanas donde cancelo mi cita, la verdad es que sé que me ayuda mucho y que es beneficiosa para mí. Además, no es que necesite tanto terapia por la psicosis, sino por esta otra enfermedad que la genera y que sí necesita de mucha terapia y ayuda. 

16. Psicosis y abusos
Aunque no se sepa, muchas personas con psicosis son abusadas a causa de su enfermedad: abusos sexuales, maltrato de parte de familiares, relaciones abusivas, etc. El tener una percepción alterada de la realidad hace que sea muy fácil mentirnos o seguirnos el juego y meternos más hondo en una alucinación o delirio, pero la verdad es que yo no siento que ninguna de las instancias de abuso que he sufrido tengan que ver con el hecho de que sufra de psicosis (oh yes kids, i've seen things, i've been places) y tampoco es el momento de hablar de abusos, porque esta entrada no es para eso, aunque con todo lo que está pasando en relación a abusos sexuales en el mundo, no se extrañen si aparezco un día de estos a hablarles de eso también.

17. Psicosis y relaciones.
La relación con las pocas personas que saben que tengo psicosis es bastante buena, y no siento que de ninguna manera mi condición afecte mi forma de relacionarme con otros, o de ellos de relacionarse conmigo. Mi familia inmediata sabe que la tengo, y además de escucharme cuando quiero desahogarme, no le dan más importancia de la que yo permito (que no es mucha, porque no me gusta que se pongan tristes), con mis mejores amigos pasa exactamente lo mismo (lo cuál agradezco, porque me dan un espacio seguro donde no tengo que esconderme), así que quizás la persona a la que más le afecta es a Bunny, que está ahí cada vez que mi psicosis actúa: ya sea un episodio leve, medio o terrible, ella tiene que enfrentarlo conmigo (y créanme, cuando digo terrible, I mean it), y la verdad es que en un principio tuve miedo de que nuestra relación no funcionara a causa de todo esto, pero aunque reconozco que debe ser muy difícil y cansador para ella, no siento que debilite nuestra relación en absoluto. 
(Bunny, if you're reading this, you're the absolute fucking best, and I love you
 

18. ¿Cómo y cuándo te diste cuenta de que tenías psicosis? ¿Cómo te diagnosticaron?
Long story short: Mi primera alucinación la tuve a los 14 años, comenzó una noche antes de ir al colegio y me dormí llorando (eran dos hombres hablando cerca de mi cama y una silueta en la ventana, ese día estaba segura de que iban a matarme). Al día siguiente fui al colegio como si nada y vi que los dos hombres habían ido a mi sala a buscarme, pasé escondida dos horas con una amiga (a la que también creía que iban a matar) e incluso nos perdimos una prueba porque yo no podía salir de mi escondite debido al miedo. Todo el colegio nos estaba buscando, y cuando nos encontraron, fui acusada de mentirosa y me dejaron sola en una sala. Ese día además de tener alucinaciones visuales, tuve sensoriales: sentía que los hombres (que me encontraron junto con los profesores) me enterraban sus machetes en los brazos, y realmente sentía el dolor agudo de los cortes y el calor de la sangre cayendo de las heridas. Al tiempo después (días, semanas, no tengo idea) fui a una psicóloga que le dijo a mis papás que estaba mintiendo, pero que aún así me envió a hacer un examen con electrodos pegados al cráneo (y donde no pude dormir por 24 horas) para estar segura de que no era esquizofrénica y que me dio medicamentos psiquiatricos sin decirme a mi ni a mis papás lo que eran. Después de una psiquiatra y una psicologa buenas para nada, encontré terapeutas que me ayudaron con eso y con el trastorno alimenticio que tenía por esos años.

24. Así se ve la psicosis

 Shocker, se ve como cualquier otra persona, pero con pelo de fantasía.

25. Un mensaje final / algo que quieras que la gente sepa.
Sólo quería decir que espero que esta entrada haya logrado su cometido: darle a la psicosis un lado más real, más aterrizado, una cara más humana. No saben cuanto me cuesta compartir estos detalles aquí sabiendo que alguien que me conoce en la vida real podría leerlos, pero estoy cansada de vivir con miedo a los prejuicios, y aunque no estoy lista para contarlo a cualquiera, es importante aceptar que es una parte de mí. Quise compartir todas estas experiencias porque creí necesario que entendieran que la psicosis es algo que puede pasarle a cualquiera: tener alucinaciones, paranoia o delirios no es algo que en todos los casos sea evidente, pero les aseguro que se note o no, para todos nosotros es difícil. También sentí que era importante darle una cara por lo que mencioné de los prejuicios; es fácil imaginarse a un psicotico siendo peligroso o con una camisa de fuerza, pero no es fácil imaginárselo como la blogger que leen todas las semanas, como alguien con buenas notas, una relación feliz, una mascota, alguien que lee, que tiene intereses, que hace lo que le gusta, que no da signos de padecer una enfermedad como la psicosis, y quiero que por favor tengan siempre en cuenta esto, y no sólo para esta enfermedad en particular: las enfermedades psiquiátricas en muchos casos son invisibles, pero no por ello menos reales, y todos podemos ayudar de alguna manera a terminar con los prejuicios o la desinformación.

 

Espero que la entrada no se les haya hecho muy larga, también está bien si no la leyeron entera, y lamento si está muy off-topic con el contenido general del blog, pero siento que era algo que tenía que hacerse.
Un beso, y nos vemos en la semana con algo más alegre!

1 comentario:

Paula dijo...

Hola Tami,

wow que fuerte leer una entrada de este calibre. Me tome un momento para leer todo y reflexionar y no me gustaría decir algo que pueda interpretarse como "prejuicios" o algo por el estilo, eres muy valiente por compartir tu historia asi abiertamente por la Internet. La verdad es que no puedo decirte nada más que me alegro mucho la contención que tienes y el amor de tus seres amigos. Veo que Bunny también es de fierro, porque otra persona quizás se aleje de esos "problemas" que no le competen (digo así porque hay gente que se lava las manos y huye ante cosas de este estilo). Me alegro enormemente que lo tengas controlado y seas consiente de todo, eso creo que es la mayor llave.

¡Salen hermosas y con enormes sonrisas en las fotos, las amé!
Un beso grande y buena semana :)

 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS