talk about [#8]: la trivialización de las enfermedades mentales

jueves, 19 de abril de 2018

Hola hola! Mil perdones por haber desaparecido de esta manera, no saben cuánto lo siento, I mean it. He querido venir a escribir por aquí hace un millón de días, pero la semana pasada fue salvaje en cuanto a cosas de la universidad, y luego estuve sin computador hasta ayer miércoles, así que no tuve la oportunidad. I'm so sorry.
Quería traerles una reseña, pero últimamente el tema del que les voy a hablar a continuación me ha estado dando muchas vueltas, y creo que es importante compartirlo con ustedes, así que la reseña quedará para otro día.

 
 La semana pasada comencé a notar que la mayoría de las personas a mi alrededor utilizan términos de condiciones o síntomas psicológicos / psiquiátricos para referirse a rasgos de personalidad o cualidades que son absolutamente comunes y que la mayoría de las personas poseen en mayor o menor grado. Con esto no me refiero a que crea que al hacerlo, mis amigos sean malas personas, sino que todo el asunto me hizo reflexionar sobre dos cosas, 1) lo normalizado que está el utilizar este tipo de términos para cosas que no corresponden y 2) la enorme (y abrumadora) desinformación que hay acerca de las enfermedades mentales en nuestra sociedad.
Les daré algunos ejemplos para que comprendan mejor a lo que voy a referirme durante esta entrada, todos nosotros en algún momento hemos escuchado o dicho cosas del tipo: "que bipolar" (cuando alguien cambia de humor/opinión muy rápido), o "es que mi TOC..." (para justificar el amor por el orden o la limpieza), o "estoy con depresión", o "que psycho" o "me dio un ataque de pánico" o "tengo ansiedad" o la que está más de moda últimamente "me triggereaste" del verbo trigger en inglés. Todas estas frases,y muchas otras, son tan comunes en el lenguaje que empleamos día a día que muchas veces no nos detenemos a pensar en lo que estamos diciendo, o en que, en primer lugar, probablemente ni siquiera entendemos a qué nos estamos refiriendo.
Para hacer un barrido rápido por las frases más comunes:
  • Bipolar es un trastorno del ánimo, los "cambios de humor" de las personas bipolares no se dan de un momento para otro y generalmente duran de días a semanas. Tampoco tiene que ver con estar enojado o tener mal humor (puesto que los cambios son entre depresión y manía "alegría extrema") y mucho menos con cambiar de opinión muy rápido.
  • TOC o Trastorno Obsesivo Compulsivo no tiene que ver sólo con limpiar y ordenar (ese es sólo un tipo y a veces ni siquiera tiene que ver con eso) sino con muchas cosas más, incluyendo síntomas horrorosos que hacen que las personas que lo sufren tengan una vida a veces muy solitaria y difícil.
  • Depresión es un trastorno, no un estado de ánimo. Puedes "sentirte deprimido", pero la depresión es una enfermedad que va mucho más allá y que en muchos casos dura años y puede llevar al suicidio.
  • Ser "psycho" o esquizofrenico no tiene nada de interesante, gracioso o edgy, tampoco tiene que ver con actuar raro/cómo loco o ser agresivo. Las personas que sufren de trastornos psicóticos muy rara vez son agresivos y generalmente son sólo un peligro para ellos mismos. Sobra decir que no hay nada divertido en no poder confiar en tus sentidos y tu propia percepción de la realidad.
  • Un ataque de pánico es un síntoma muy frecuente en ciertas enfermedades psiquiátricas, es temer morir, ahogarse, y pensar que todo se acaba. Es difícil de describir, pero les aseguro que no es estar asustado o nervioso.
  • La ansiedad no es ser tímido o preferir que otra persona pida la cuenta, la ansiedad social es extremadamente limitante y mantiene a las personas aisladas. Otros tipos de ansiedad hacen que la vida sea extenuante para quienes la padecen, a tal punto que se necesitan medicamentos para tratarla.
  • El TDA(H) (trastorno por déficit atencional (hiperactivo)) no es aburrirse en clases o distraerse en Facebook porque estudiar es aburrido. Es ser incapaz de quedarse quieto, no entender lo que lees, no poder dar una prueba en muchos de los casos, y no tiene que ver con "cuanta voluntad le pongas"
  • Y por último, ser triggereado no tiene que ver con que algo te moleste o te enoje, como por ejemplo decir "me triggerea la piña en la pizza". Sino que es un fenómeno psicologico en el que una persona que ha sufrido algún trauma (no una mala experiencia, un trauma) se ve devuelta a la situación por un estimulo que triggerea (gatilla) recuerdos, sensaciones y que en ciertos casos puede causar autolesiones u otros comportamientos inseguros.
 Ahora que aclaramos eso, quizás se pregunten "¿y a mi qué me importa? Yo no tengo nada de eso, nadie que yo quiera tiene nada de eso, y es sólo una forma de hablar" Ahí es donde se equivocan (!!!). En primer lugar, es muy probable que alguien cercano a ti sufra alguna de estas condiciones o alguna que no esté en esta lista, y no, no lo sabrías si no te lo dicen, la mayoría de las personas que vivimos con una enfermedad mental sabemos esconderlo bastante bien (especialmente si llevamos mucho tiempo viviendo con ella) e incluso si todos tus seres queridos tuvieran la suerte de no sufrir nada de esto, es importante saber como nuestras acciones y palabras afectan a otras personas.
En segundo lugar, no es sólo una forma de hablar: el lenguaje refleja realidades, y la forma en la que nos expresamos dice mucho de lo que pensamos y de lo que es importante (o no es importante) para la sociedad en general. Al usar este tipo de lenguaje, muchas señales distintas llegan a oídos de las personas, como por ejemplo:
  • Otras personas que hablan del mismo modo verán en ti a alguien seguro para usar este tipo de lenguaje y seguir perpetuando la ignorancia, porque no estás criticando ni poniéndole un alto.
  • Demuestras ignorancia al utilizar este tipo de palabras, puesto que se sub-entiende que no sabes bien lo que significan.
  • Para alguien que sufre una de estas condiciones, o también para oídos de un ser querido de alguien que sufre de una enfermedad mental, suenas amenazador o en el mejor de los casos, desinteresado.
  • Usar estas palabras también denota falta de vocabulario, porque se debe recurrir a enfermedades para expresar algo que fácilmente se podría decir con otras palabras.
Con mucho, la consecuencia más negativa del uso de este lenguaje es que ya no es tomado en serio. Decir "tengo depresión" o incluso escuchar a alguien decir que quiere morir ya no tiene el impacto que debería tener, con el caso de "me triggereaste" es lo mismo; es muy difícil para alguien que debe evitar ciertas cosas explicar esto cuando el término (y la idea detrás del término) está tan manoseada y malgastada. Al final, el problema que crea el uso de estas palabras es que dificulta el pedir ayuda, ridiculiza los verdaderos trastornos, y hace que sea cada vez más difícil el crear conciencia sobre las enfermedades mentales en nuestra sociedad.

Otro tema relacionado, es la demonización de las enfermedades mentales. Y digo que es relacionado porque viene de la mano de la desinformación que hay sobre el tema. Últimamente siento que las personas en general o 1) no saben nada de estas enfermedades o 2) lo único que saben son cosas que vieron en la tele. Por ejemplo, el caso de la película que estuvo tan de moda el año pasado: Split (o Fragmentados), supongo que han oído hablar de ella. Un hombre con trastorno de personalidad múltiple que tenía chorrocientas personalidades y que termina siendo un macabro asesino pseudo-canibal. Si esa es la única fuente de información que las personas tienen acerca de este trastorno, es natural que piensen que las personas que lo sufren serán peligrosas. Lo que la televisión no te dice es que en general las personas con esta enfermedad no desarrollan más de 3 personalidades, que lo hacen para protegerse de un severo trauma, que no es un síntoma ser agresivos, y que el caso que inspiró la película fue excepcional en la historia de la psiquiatría y que, oh, no asesinó personas.
Lo mismo pasa cuando muestran a un psicótico con los ojos desorbitados y un cuchillo en la mano, o a una persona que se corta las venas mientras juega con la sangre (porque claro, están locos y quieren llamar la atención), o a una chica con anorexia que es la más mala y la más linda de su clase y que obviamente no se está muriendo por malnutrición.
Entre el uso frívolo del lenguaje y el excelente trabajo que hacen los medios de comunicación demonizando las enfermedades mentales, es bastante difícil contarle a alguien que sufres de alguna de estas condiciones (muy pocas personas saben qué tengo exactamente, y no es porque me de verguenza, es porque hay un montón de prejuicios) o incluso pedir ayuda, incluso cuando la necesitas desesperadamente. 
Perdón si hable de una manera que implicaba que ustedes utilizaban este lenguaje, tan sólo estaba tratando de llegar a algunas personas en particular, así que espero que no se sientan mal: no estoy asumiendo que hablan de este modo, o que sí lo hacen es porque no les interesa o porque tienen malas intenciones (que es lo mismo que mencioné anteriormente de mis amigos, más que nada se lo atribuyo todo a la desinformación).
 Nos vemos!


2 comentarios:

Yahira potter dijo...

Respecto a la frase bipolar me da mucha rabia la gente que pone en el estado. Bipolar en sentido de tomarlo a risa o como algo guay. Yo si es cierto que a veces se lo he dicho a mi hermana pero en plan tipo "con este tema eres un poco bipolar"
la de TOC si la he usado con los apuntes porque era demasiado perfeccionista
Y las otras que nombras esas nunca, con lo de la depresión me pasa lo mismo que con lo de bipolar me entra un odio enorme cuando alguien pone cosas tipo Demente depresiva, suicida depresiva y ese gran etc, creo que es una burla muy fea de aquellos que de verdad lo sufren y no es tan divertido. (Yo tengo la suerte de no sufrir nada de ello pero tengo gente cercana que lo sufrió alguna vez y no es para posturear)
Muchas veces digo que quienes los sufren son los últimos en difundirlo en las redes, si estoy con depresión no voy a poner ¡Bueno días, que tal, hoy os enseñaré como se puede una suicidar con efectos positivos! (bueno poder podría si tengo depresión y estoy como una cabra) sino que lo esconderé, usando pulseras para no mostrar cortes o poner escusas tipo, naaa, fue el gato.
Son enfermedades importantes y como bien dices si le están quitando importancia, ahora muchas veces parece que decir que se sufre de alguna de esas es ser alguien "guay" y dista mucho de eso
Un beso

Rocío Gómez Campos dijo...

No tengo más que hacer que aplaudir a esta entrada. Yo sufro de ansiedad y es molesto ver como en cuanto alguien se agobia un poco usa esa palabra. No es así. También creo firmemente en la normalización de las enfermedades mentales, por eso hablo de ello con total naturalidad. Porque no creo que tenga nada de lo que avergonzarme. Puede que si hablo con naturalidad del tiempo que estuve en terapia, otra persona me escuche y vea que ahí tiene una posibilidad de estar mejor.

Un beso!!

 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS