Error 404 / Escritos

sábado, 24 de marzo de 2018

Hola hola! Lamento haber estado tan desaparecida, la verdad es que he estado pasando por un par de semanas muy muy difíciles, y me ha costado mucho llevar a cabo funciones básicas de la vida, así que ni hablar de bloggear o cualquier otra cosa por el estilo.
La verdad es que todavía no estoy muy bien, pero extraño estar por aquí, así que les traje un escrito (¿relato? ¿reflexión? no sé muy bien qué es) con el que gané un concurso literario de mi universidad el año pasado sobre sexualidad y género. Se trata sobre ser genderfluid y mi experiencia personal con el tema, y se los comparto más que nada porque es una de las cosas que me ha estado generando más ruido últimamente. Perdón si tiene muchos "chilenismos", espero que no sea muy difícil de seguir.
Espero poder volver pronto a llevar un ritmo normal, pero no puedo prometer nada. Un beso



 
Con tan sólo mirar la primera pregunta del cuestionario ya sé que lo odio. Es de opción múltiple -aunque decir eso es quizás muy generoso ya que sólo hay dos elecciones posibles, y no tengo espacio para escribir otra respuesta.
(   ) hombre    (   ) mujer
Miro fijamente la pantalla y me pregunto a cuántos les tomará más de dos segundos pasar a la siguiente pregunta. A cuántos, como a mí, les causará una molestia en el pecho cada vez que tienen que escoger una opción.
Mientras intento decidir que botón apretar para poder seguir con mi vida (El que sea, es un cuestionario de internet. A nadie le importa) ((A mí me importa)), llegan lo que he decidido llamar los flashbacks de guerra. Porque, aunque no sepa cuál es mi género, sí sé muy bien que soy una reina del drama. 

Estoy en la Universidad.
- ¿Usted es hombre o mujer? -, me pregunta un niño con el que estamos hablando, y yo le digo que los dos.
-Que ingeniosa -me dicen mis amigos. No, ingeniosa no. Solo estaba lo suficientemente enojada para decir lo primero que se me viniera a la cabeza sin pensarlo; para decir la verdad. 

Baño público. Tengo que pararme a mí mismo antes de poder adentrarme más en el de hombres (Te van a pegar si entras, ridículo) (No. No te van a pegar. Eres una mujer), casi no me di cuenta de lo que estaba haciendo: el dibujo al lado de la puerta se veía como me sentía, el del otro lado, por el contrario, no decía nada de mí. Me sentía extraño entrando al de mujeres, pese a que es el único al que siempre he tenido que ir (Porque tienes vagina, quédate en tu lugar).
Mientras me lavo las manos, una señora me examina con la mirada. Está enojada y confundida, y yo sé perfectamente lo que está pensando. Mi ropa es holgada, mi pelo es corto,
no traigo maquillaje: no sabe si soy hombre o mujer. No sabe si me puede echar del baño. (Yo tampoco quiero estar aquí, señora. Yo sabía que era una mala idea). 

El último escenario es una tienda de retail. Hoy es uno de esos días en los que mi género no es relevante. Mi ropa es cómoda, y mi maquillaje es hermoso, cuando me arreglé en casa esta mañana lo único que pensé cuando me vi al espejo es que me veía bien.
Aunque estoy comprando en la sección de mujeres, veo algo que me llama la atención en la sección de hombres. Una camisa. Me la estiro sobre el torso, para ver qué talla puede contener mis senos (Son enormes, igual, cientos de señoras a lo largo de mi existencia han decidido ignorarlas), mientras intento hacer esto, dos mujeres pasan cerca, una me señala a la otra. Se siguen riendo y mirándome mientras se alejan. 

Déjate crecer el pelo. Si lo usas corto ponte un cintillo. Pareces hombrecito. Pareces lesbiana (jajaja, sorpresa, familia). Ponte un vestido. Es mucho maquillaje. Es mi niñita. Este weon. Esta weona. Te ves bonita hoy. Qué bueno que te arreglaste. Eso es muy masculino. ¿Te creí mujer hoy día weon? Hombre o mujer, hombre o mujer, hombre o mujer, hombreomujerhombreomjerHOMBREOMUJER.
Ninguno. Ninguna. Nada. Ambos. Todos. El uno y el otro. Todas las anteriores. Pregunte más tarde. Error 404 no encontrado.
No son agresiones. No son flashbacks de una verdadera guerra; pero, es como si te golpearan con una ramita cada vez que ocurre algo así, y por más pequeña que sea la ramita, al tiempo dejará un hematoma, al tiempo sangrará, y si siguen golpeándote, no deja de sangrar.
Me imagino diciendo, “Papá, soy Genderfluid. Eso quiere decir que mi género cambia, a veces soy hombre, a veces soy mujer, a veces no soy ninguno. Mi psiquiatra dice que está bien, tranquilo.”
Ya puedo ver su cara. Me va a decir que sí, pero no me va a creer.  

Las personas no binarias somos como el color gris en una fotografía en blanco y negro: estamos ahí, todos pueden vernos, pero la técnica sigue llamándose blanco y negro. Esos son los colores que las personas te van a indicar si les pides que describas la foto, y aunque les expliques que el gris está ahí, y lo vean, la próxima vez que les preguntes, la foto seguirá siendo blanco y negro. Hombre y mujer, sin nada en el medio, porque así nos enseñaron a pensar, y a las personas no nos gusta que nos digan que estamos equivocados. Que lo que sabemos es incorrecto.
Por eso no me gusta la idea de salir de un segundo closet.
No me gusta la idea de tener que pasar por los mismos prejuicios de la primera vez.
No quiero tener que responder las mismas preguntas: No, no es porque me abusaron. No, no se me va a pasar. No, no es porque tengo problemas. No, no tengo que madurar. No, no quiero ser hombre. No, a mi polola no le importa.  

El simple hecho de que los pocos adultos que saben de mi identidad de género, y casi la totalidad de los que saben de mi orientación sexual me hayan hecho la pregunta fatídica: “¿Es por qué te abusaron cuando chica?” demuestra que piensan que estoy rota. Que estoy dañado. Que, si no me hubieran hecho lo que me hicieron, sería heterosexual, sería cisgénero, sería feliz. Y sí, sería feliz, porque no tendría que vivir con el trauma de estar más manoseada que baranda de bus, pero eso no tiene nada que ver con mi identidad.
Me duele que la postura de la mayoría de los adultos sea algo como “te acepto, pero sigo pensando que no es normal” Sigo pensando que podrías haber salido bien. Sigo pensando que tuvo que pasarte algo para que seas así (¡¡Pero tienes todo nuestro apoyo!!).  

Quizás no quiero tanto ‘apoyo’. Quizás sólo quiero poder ser yo frente a ti.  



2 comentarios:

Ana Arcia dijo...

Te amo y creo que siempre te amaré. No haces esto para que te admiren, lo sé. Pero yo lo hago. Yo te admiro y te daría una ovación de pie durante el resto de la eternidad (pero creo que moriría en el intento).
Creo que la idea que me hago de cómo te sientes no se compara en lo absoluto con lo que realmente sientes, pero éste texto me ha ayudado mucho a entenderlo. Aun cuando lo acepto, me pregunto cómo se siente, porque yo no lo siento y si lo sintiera probablemente no lo entendería; pero nosotros, humanos, somos tan complejos y cagamos todo de manera monumental sin pensar (la mayoría de las veces) en los otros. Queremos entender todo, queremos entender porque te sientes genderfluid, qué pasó, qué no pasó.
Yo no le he dicho a mi familia que me gustan las personas genderfluid, que me han gustado hombres homosexuales, que las chicas me parecen lindas y que me pregunto cómo se siente besar a una, que la otra vez mi corazón se aceleró cuando pensé que una chica estaba interesada en mí, que me gusta ir a una tienda de videojuegos para ver a una personita que no sé si hombre o mujer, que no sé si es genderfluif, cuando yo ni siquiera juego ni me interesan los videojueugos; que no entiendo cómo pasan estas cosas pero que a veces pienso que no importa, solo quiero amar a alguien y que ese alguien también me quiera.
Quizá vivimos cosas diferentes, situaciones diferentes, convergen en ciertos puntos tal vez, como decirle a tus padres. Lo he pensado, lo he visto en mi mente, pero no he tenido el coraje de decirlo bien. Lo he insinuado, tipo "vi a un chico súper lindo pero después me di cuenta que tenía pechos". Algún día tendré el valor de decírselos, supongo. Mientras tanto, sigo encontrando inspiración en ti <3

Tu texto ha sido increíble, fuerte, preciso y emotivo. Muy emotivo. Entiendo por qué te dieron el premio, en verdad te lo mereces <3
Te quiero, Abbiechuela.

Blue Butterfly dijo...

No me extraña que ganaras el concurso - es increíble. Creo que para muchas personas no binarias, por lo poco que conozco, les cuesta mucho expresar cómo se sienten y creo que tú lo has hecho tan bien. <3

No es nada fácil no ser cishetero en una sociedad cisheteronormativa, y quiero pensar que cada vez seguimos avanzando y empezaremos a romper las barreras entre los géneros, pero hay mucho camino por delante y ya sabes que aquí tienes una aliada cisgénero dispuesta a aprender y visibilizaros entre los cisgénero. <3

Me ha encantado que hayas publicado esto en tu blog y me ha encantado leerlo y creo que más gente debería hacerlo. :D

Blue Butterfly

 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS