19 ene. 2018

talk about [#7]: Be a rebel, love yourself

Holaaa! ¿Cómo están? Espero que bien y muy receptivos, porque hoy vengo a hablarles de algo muy importante: el amor por uno mismo.
Para contextualizarlos les contaré que hace algunos días volví a ir a terapia después de un par de meses y me fue mejor que nunca, a pesar de que no me dijeron nada nuevo (o al menos no muuuchas cosas nuevas) sentí que por fin algo me hizo click y me puse a pensar sobre un montón de asuntos, especialmente sobre lo que significa aceptarse y amarse a uno mismo, y lo desafiante que esa acción puede resultar a los ojos de otros. Anyway, estos últimos días me he sentido llena de confianza y aunque no sé cuánto durará, creo que es importante hablarles de esto, so here we go. 
 
A pesar de que mi reflexión personal abarca el aceptarse y amarse como persona al completo (que es lo que me cuesta, basically I dislike myself a lot) voy a enfocarme en el amor al cuerpo en este post, para no irme tanto por las ramas, o sea, vamos a hablar de Body Positivity
En una época en donde nos vemos bombardeados de publicidad, donde en cada parada de bus, en
cada comercial que pasan por la tele, en cada pancarta en la calle hay una mujer o un hombre con un cuerpo envidiable y photoshopeado, en una época donde hay una o dos tallas estándar en las que todos deberíamos caber y que hacen sentir horrible a quienes no entran o a quienes les sobra tela por todos lados, en una época donde hay cientos y cientos de posts en Facebook o Instagram promoviendo dietas y tablas de peso/estatura enfermizas para "ser bellas" o vernos "como debemos", en una época como esta es difícil quererse, porque todo está diseñando para que no lo hagamos. 
No importa si eres delgada, gorda, alta, baja, morena, blanca, si tienes el pelo rizado, liso, largo o rapado, no importa lo que tu ADN tenga reservado para ti o lo que hayas hecho con tu cuerpo por decisión propia: en el mundo en el que vivimos nunca será suficiente, siempre te faltará trasero, o te sobrará grasa en las piernas, o tus senos serán muy pequeños, o estarán muy caídos, o tu estómago será muy grande, o si es plano, no tendrá abs, o tendrás pecas, o estrías o marcas de acne o la nariz torcida o un lunar que odies. Siempre habrá algo, porque siempre, siempre la publicidad se va a encargar de que encuentres ese algo malo, ese detalle (o esos miles de detalles) que hace que no quieras a tu cuerpo, que hace que compres más cosas para arreglarlo, que hace que siempre intentes cambiar para por fin poder verte "bien".
Es por eso que en una época como esta (o quizás como en todas las épocas, por qué para que nos vamos a engañar, las cosas siempre han sido iguales) es un acto total de rebeldía decir ¡¡BASTA!!, es un acto de rebeldía parar un poco y comenzar a cuestionar todo lo que nos entra a raudales por los ojos y los oídos. Alguna vez se han preguntado qué tienen de malo las pecas, ¿o la celulitis? (que por lo demás es una característica sexual secundaria femenina, por lo que prácticamente todas las personas nacidas con dos cromosomas X la tienen), ¿qué tiene de malo llevar el pelo corto? ¿o rizado? ¿Qué importa si tu cabello tiene demasiado volumen o si se te cae mucho? ¿Por qué es tan malo tener kilos demás cuando todo dentro de tu cuerpo funciona bien? ¿O tener pocas curvas? Las únicas razones por lo que vemos todo esto como malo es porque estamos acostumbrados a verlo con ojos de 'critica', estamos acostumbrados a criticar a otros porque sabemos que otros nos están criticando a la vez, y es todo un circulo horrible de personas infelices con su apariencia, personas que no se atreven a mostrar las piernas o los brazos en verano porque "son muy gordos", personas que no quieren sonreír en las fotos porque sus dientes no están derechos, personas que no se peinan de tal o tal forma porque el pelo se les ve mal, personas que no usan crop tops porque se ven gordas, personas que no usan tacones porque "son muy altas", personas que incluso no se arreglan porque creen que se verían ridículas intentándolo, ¿y para qué? ¿para que una o dos personas en la calle no nos miren mal? Yo creo que no.
Vivimos con miedo del "qué dirán", especialmente cuando de nuestro cuerpo se trata, pero ¿saben algo? No podemos dejar de vivir por lo que puedan opinar una o dos personas allá afuera. No es justo que tengamos que censurarnos por lo que otros puedan pensar de nuestro cuerpo, ¡es un cuerpo! ¡no hay nada que pensar! ¡no hay nada que decir! Es sólo un cuerpo, y tal como todo en la naturaleza, vienen de todas las formas, tamaños y colores, y eso está bien.
Es por eso que he escrito una lista de cosas que creo que es importante recordar para hacer todo más fácil:
  • No eres el centro del universo, y probablemente nadie se está fijando en ti. O bueno, quizás solo un par de personas (idiotas siempre los hay), pero eres solo una figura pasajera más en la vida de los que te cruzas, tal y como ellos lo son para ti. La gente común no se va a voltear para criticarte, no eres el centro de las miradas, pasas más desapercibida de lo que crees, y eso está bien.
  • Cuando alguien te mira, probablemente es por una buena razón. Muchas veces creemos que si alguien nos mira es para criticar algo, pero la verdad es que la mayoría de las veces las personas miran porque algo que llevamos puesto les llama la atención, ya sea una prenda o la forma en la que usas el cabello.
  • Tienes sólo un cuerpo (¡para toda la vida!), y tus únicas opciones son 1) quererlo o 2) quererlo. Vamos a vivir con el mismo cuerpo hasta el fin de nuestros días, y aunque podemos cambiar algunas cosas (ejercitarnos, estilizar nuestro cabello, etc) la mayoría de nuestras características son permanentes, y las primeras que tenemos que aceptarlas somos nosotras mismas. Por ejemplo, yo tengo todo el cuerpo desde los hombros hasta las rodillas cubiertos de cicatrices, no son muuuuy notorias pero definitivamente son visibles, y no se irán nunca, así que tengo dos opciones 1) taparme completamente o 2) vivir. Y elijo la segunda, porque no tienen nada de malo.
  • No es tu responsabilidad que tu cuerpo sea 'agradable a la vista'. Quizás a ti te gusta tu cuerpo como está (aunque no siga 'la norma') o quizás te gusta usar ropa fuera de lo común pero te preocupa que a los demás les pueda molestar (no sé que tan común es esto, pero a mi me pasa), bueno al que no le gusta, que mire para otro lado. Tu cuerpo y lo que le pones encima te tiene que gustar a ti y sólo a ti.
  • Fake it till you make it. Al principio es difícil salir a la calle con lo que quieres usar, o actuar como si estuvieras llena de confianza en ti misma: aunque cueste, hazlo. Si tienes que fingir que eres la persona con más seguridad en este mundo, hazlo. Con el tiempo te darás cuenta que ya no estás fingiendo, y que realmente te sientes cada vez mejor con tu imagen. Puedo dar fe de que funciona.
Para mi estas son las reglas de oro al momento de quererme. Antes me costaba mucho aceptarme, atreverme a usar la ropa que me gustaba, o maquillarme, o pintarme el pelo, pero ahora hago todo lo que me gusta, y aunque me muero de miedo y todavía me pongo nerviosa en la calle, intento siempre recordar que esta vida es la única que tengo, y que no puedo pasarla escondida y sin hacer las cosas que me gustan por miedo a la opinión de un montón de desconocidos que no me podrían importar menos.
Así que los invito también a aceptarse, aunque sea un camino largo y a veces muy difícil
. Be a rebel, love yourself.
 

 
 
 

3 comentarios:

Rebeca Favila~ dijo...

Uf, ese es un tema que da para seguir hablando por todas las cosas que implica. Pero opino lo mismo que tu, hasta hace relativamente poco todavía me veía en el espejo y casi lloraba por que no me gustaba ni un poco lo que veía y todo justamente por las criticas de las demás personas y todo lo que veía en internet. Fue un proceso largo y hasta cierto punto doloroso aceptarme tal cual soy, ignorar las criticas de los demás y darme cuenta que la única persona que debe de importarme soy yo misma, por que es justamente lo que dices, si uno se siente bien con este cuerpo, ¿que (inserte palabrota) les importa a los demás? Tristemente hay personas que le dan mucha importancia a todo eso, pero espero que llegue el día en que uno pueda caminar libremente por la calle sin sentir miedo de su propio cuerpo.
Saludos :)

Irene Marijuán dijo...

¡Hola Abbie!

Ay dios, me ha encantado la entrada, que necesaria, que maravilla.
Tienes toda la razón de este mundo. Vivimos en una sociedad que está diseñada para que no nos guste nuestro cuerpo, para que siempre encontremos alguna imperfección, para que nunca tengamos el peso adecuado -que normalmente suele ser un canon tirando a la delgadez extrema...- En fin, yo también he caído en eso, es imposible no haberlo pensado alguna vez.
Pero sí, esto tiene que parar. Creo que últimamente estoy más contenta con mi cuerpo que antes, intento hacer con él lo que me da la gana, ponerme lo que me da la gana y no preocuparme por las críticas de los demás, aunque es cierto que es un proceso que lleva mucho esfuerzo y no se consigue de la noche a la mañana.
Jjajajajaa me ha encantado eso de: No eres el centro del mundo, probablemente nadie te está mirando. ¡VERDAD COMO UN TEMPLO! Ese es el argumento que me digo a mí misma siempre que no estoy segura de algo, y funciona jajaja A los demás probablemente les da igual lo que hagas o dejes de hacer ajaja

En fin, muchos besos :D Be brave, be yourself.

Carolina Gutiérrez dijo...

Hola, primero qué gusto que regresaras a terapia, veo que te hace bien♥ y me pondré a hacer planas de "No es tu responsabilidad que tu cuerpo sea 'agradable a la vista'" en los malos días ¡gracias por compartir!

Archive

Subscribe

Flickr