¡Sigue leyendo!

15 ago. 2017

Top Ten Tuesday: 10 libros que le recomendaría a alguien que no está seguro de leer fantasía

Hola hola! Estaba perdida pero no muerta. Creo que tendremos que acostumbrarnos a que estaré aquí sólo una vez por semana, dos si tengo mucha suerte, porque, a pesar de que tengo pocas clases este semestre, la carga académica es más que nunca y no tengo casi nada de tiempo para venir aquí, o leer, o escribir mis historias. Así que no quiero que crean que voy a irme ni nada, sólo que no esperen que venga cada dos días como lo hacía antes ):
Anyway, no soy yo la única que había estado ausente; el TTT también había estado suspendido por poco más de un mes, y hoy vuelve en toda su majestad con "10 libros que recomendaría a____". Me decidí a recomendar fantasía porque últimamente no está bien mirada, y hay tantos libros excelentes de esa temática allá afuera que no quiero que nadie se los pierda. Tomen nota:

Para cualquiera que me pregunte, la saga de Harry Potter es un must, no solo es un trabajo de fantasía fenomenal, sino que es tan complejo, tan completo, tan rico en todos los ámbitos posibles, que me cuesta pensar en alguna necesidad que no pueda llenar. Tiene todo tipo de personajes, tramas para todos los gustos, risas y seriedad, amor y tristeza, y te involucra de una manera tan profunda que es imposible no sentirse profundamente emocionado al ir descubriendo secretos y desentrañando la historia.
Para mí el único problema con Harry Potter es la estigmatización que sufre, muchos lo juzgan sólo por sus películas (que aunque me gustan, no le llegan ni a los tobillos a la verdadera magia de los libros) o por ser historias de niños, y creo que es difícil convencer a alguien de que lea 7 libros de algo que no llama poderosamente su atención. 

Otra saga en la que no puedo dejar de pensar cuando quiero recomendar fantasía es Percy Jackson y los dioses del Olimpo. Creo firmemente que el humor presente en estos libros es suficiente razón para leerlos, pero si eso no fuera suficiente, Rick Riordan se especializa en crear personajes pertenecientes a minorías: comenzando porque la mayoría de los semidioses tienen dislexia y ADHD, pasando por minorías sexuales y diferentes razas, Rick lo tiene, y debo decir que lo hace bien. Además, leer sobre dioses griegos (y luego romanos) nunca está demás.
Sin embargo, la saga de Percy Jackson tiene el mismo problema que Harry Potter; son demasiados libros (12 hasta el momento) y es difícil que alguien quiera entrar a algo así. Además de que antes de acostumbrarse, el nombre de Percy da risa.

Para continuar, me gustaría hablar de una serie de libros que ha ganado bastante popularidad el último tiempo, y no sin razón. La trilogía de Half Life, que contiene los títulos de Half Bad, Half Wild y Half Lost es una de las mejores series de brujos que he leído, ni siquiera podría compararlo con Harry Potter, porque a pesar de que algunos puntos ideológicos se topan, no tienen mucho más en común. La serie de Half Life es salvaje, cruda y sangrienta, es quizás muy brusca para algunos lectores, sobre todo porque el protagonista es quien lleva a cabo muchas de las acciones de este estilo. Creo que es una recomendación perfecta para alguien que cree que la fantasía es todo hadas, colores y alegría. 
 
Considero a La Historia Interminable como un clásico moderno de la fantasía. Es fantasía pura, se siente desde que se abre la primera página, y es todo dragones y criaturas mágicas, mundos paralelos, cosas inexplicables. Es un libro dentro de otro libro, en el cual el personaje principal se ve inserto dentro de otra historia, en un universo donde ambas ocurren de forma paralela.
Es un poco difícil de leer, aunque está impreso a dos colores para diferenciar ambos mundos. A pesar de eso, creo que es un exponente maravilloso de un mundo fantástico, y que no deberían dejarlo pasar, es todo lo que es cliché en la fantasía pero de una forma tan hermosa que no hay por donde quejarse.

Carry On no es el mejor libro de fantasía allá afuera, no es el que tiene un mundo mejor construido ni los personajes más originales (difícil, cuando está abiertamente basado en Harry Potter), pero si es un libro bastante amigable, sobre todo si ya se ha leído la antes mencionada saga. Es una especie de sátira, un libro que te hace sonreír con sus tonterías y la relación romántica entre Harry y Draco sus personajes principales. Creo que es esa simpleza lo que lo haría tan atractivo para un lector reticente a la fantasía, aunque sólo uno que tuviera un buen sentido del humor.


The Night Circus es simplemente una joya de libro, y no simplemente por su edición, sino también
por su calidad literaria. Si bien es un libro largo y con varias historias entrelazadas, es tan interesante que no es difícil de seguir, y el elemento fantástico funciona de una manera muy extraña: es obvio y es potente, está en todo lugar, pero al mismo tiempo es sutil y delicado, a tan punto que llega a parecer normal el hecho de que la magia sea real, como si no fuera fantasía en absoluto. Creo que es un libro perfecto para recomendar a alguien que le tiene rechazo a la fantasía, primero porque no es brusco en ese aspecto y segundo porque es tan bueno como libro que es difícil que no guste aún al más reticente lector.

Ink (el primer libro de la serie Paper Gods, y el único que he leído hasta ahora) es un libro que no es extremadamente popular, y realmente no entiendo el por qué. Su lado fantástico se basa en los poderes mágicos de la tinta, y de las criaturas sobrenaturales que se generan desde dibujos tradicionales japoneses, por lo que siento que es bastante refrescante a la hora de leer fantasía: no es lo mismo de siempre. Además, está ambientado en japón y se usan bastantes expresiones idiomaticas propias de ese país (viene con glosario) por lo que da la impresión de estar viendo (o leyendo) un anime. 


Laura Gallego es una de mis escritoras de fantasía favoritas, y en realidad recomendaría más de uno de sus libros sin pensarlo, pero para esta lista me he decidido por Donde los árboles cantan, una historia con aire de cuento de hadas, pero donde la heroína se salva a sí misma, y donde el verdadero amor no lo puede todo (o quizás sí, depende de como se lo mire). Para mí es uno de sus libros más refrescantes, pues toma un tópico clásico y lo modifica de una manera excelente.



Aunque no soy gran fanática de Tolkien (la trilogía del Señor de los Anillos jamás me llamó la atención), uno de mis libros favoritos de la vida es El Hobbit, a pesar de que las primeras páginas son un poco pesadas, creo que es un ejemplar espléndido de lo que es la fantasía tradicional y de cómo funciona. Jamás voy a dejar de amar este libro, y aunque no se lo recomendaría a alguien que no acostumbra leer en absoluto, creo que cualquier buen lector se beneficiaría de leerlo.



Por último y no menos importante, diría que Peter Pan es un libro perfecto para recomendar: es corto, las personas están familiarizadas con la historia (aunque sea la versión de Disney) y es fácil de leer. Aunque quizás para algunos sea muy infantil, creo que Peter Pan es un libro que atrapa, por algo es un clásico, y a diferencia de Alice's adventures in Wonderland, que no me gustó casi nada, este libro me entretuvo cada página y siento que es imposible que decepcione a alguien, but maybe that's just me.   


¿Qué les pareció mi lista? ¿Han leído alguno de estos libros? ¿Cuales recomendarían ustedes?
Nos vemos otro día!


 

9 ago. 2017

Reseña: The Raven Boys - Maggie Stiefvater

Título: The Raven Boys (La profecía del cuervo) 
Autor: Maggie Stiefvater  
N° de páginas: 408
Cada año, la noche de San Marcos, Blue Sargent acompaña a su madre al camino de los espíritus para ver a los que morirán en los siguientes doce meses. Sin embargo, este año es distinto: Blue, la única de su familia que no tiene facultades adivinatorias, ha visto a uno de estos espíritus, y eso solo puede significar que es su amor verdadero o que lo va a matar. Él se llama Gansey y es el estudiante más rico del colegio privado más elitista de la zona, la Academia Aglionby, cuyo emblema es un cuervo que todos los estudiantes llevan bordado en el jersey. Junto a Adam, un estudiante brillante, celoso del poder económico de sus compañeros; Ronan, un chico con problemas emocionales desde la muerte de su padre, y Noah, el observador taciturno que apenas habla, forman los chicos del cuervo, y están empeñados en descubrir la ubicación de la tumba del último rey galés, Glendower, el Rey Cuervo. Blue sabe que debe mantenerse alejada de ellos, porque los chicos del cuervo siempre traen problemas. Aunque nunca podría imaginarse el siniestro y oscuro mundo que los rodea, donde la magia dejará de ser un juego para convertirse en una amenaza mortal.

Primer y último párrafo del libro:
Primero:
"Blue Sargent había olvidado cuantas veces le habían dicho que mataría a su verdadero amor."
Último:
"-Creo que ahora es un buen momento para decirte -dijo-, tomé a Chainsaw desde mis sueños."

Trozos varios y sin importancia:
Pág 6: "Maura había decidido en algún momento antes del nacimiento de Blue que era barbarico darle ordenes a un niño, por lo que Blue había crecido rodeada de signos de pregunta imperativos."
Pág 134: "-No pretendas que sabes -dijo-. No vengas aquí y pretendas que sabes algo sobre cualquier cosa.
Gansey se dijo a si mismo que debía seguir caminando. No decir nada más. Y luego dijo:
-Entonces no pretendas que tienes algo de lo que estar orgulloso."
Pág 300:  "-Aunque no sea rico.
-Una verdadera confesión -dijo Blue-. Yo tampoco soy rica."

Opinión: Comencé este libro con emociones más bien mezcladas; por un lado, mis expectativas eran muy altas, ya que toda persona que conozco y los ha leído los ha amado, pero por el otro, lo mismo pasaba con los Temblor, que compré por su maravillosa edición + hype... y que terminé abandonando a las pocas páginas. Aún no sé si lo abandoné porque no era el momento de leerlo o porque simplemente no era para mí, cualquiera fuera la razón, me asustaba un poco volver a adentrarme en la escritura de Stiefvater. Por suerte para mí, todo salió bien.
La historia comienza hablándonos de Blue y su familia de adivinas: su madre y todas sus amigas poseen poderes psíquicos, con lo que respecta a Blue, parece que la reserva se había acabado, pues su único talento es servir de 'amplificador' para los poderes de los demás. Paralelamente se nos presenta a los Raven Boys, un grupo de chicos que asisten a un colegio carísimo y que se ganaron ese apodo por el cuervo que aparece en sus uniformes, básicamente, Blue los odia pero termina juntándose con ellos de una forma difícil de explicar si se quieren evitar los spoilers.
No se preocupen de que esta sea la típica relación de chica pobre y chico rico que es un encanto, pues los personajes y las relaciones que se construyen entre ellos son mucho más profundas que eso, por lo que, al menos yo, siento que no existe el peligro de que la historia caiga en un cliché, y no sólo por sus personajes, sino también porque su argumento es el único del estilo que he leído hasta ahora en libros de fantasía, juvenil o no.
El aporte mágico del libro radica en líneas de energía, poderes psíquicos, fantasmas, y una extraña magia producto de estas líneas de energía. La meta de estos chicos: despertar las líneas para conseguir un deseo que podría arreglar sus vidas. Honestamente, con tanto hombre lobo, vampiro y hechicero que anda dando vuelta, me sorprendería que una trama super-natural que no cuente con los típicos elementos no les llame la atención, si ese fuera el caso, tengo que insistirles en que The Raven Boys es una lectura que vale la pena cada página, si bien al comienzo las cosas no se desarrollan muy rápido, hacía el final cae la bomba (o bombas, múltiples bombas) con tanta fuerza que uno no sabe que pensar, sí es que quiere pensar algo. 
La narración de Stiefvater fluye de manera excelente, por lo que leer el libro prácticamente no lleva nada de tiempo, además de que ayuda a que el elemento fantástico se sienta tan real que resulta envolvente. Por si eso fuera poco, me parece que el punto fuerte son los personajes (no es que lo demás sea débil, sólo que los personajes me parecieron fántasticos), sus personalidades me parecieron tan bien construidas, que incluso pude comprender con aquellos que no me simpatizaban, y que, a mi pesar, llegaron a simpatizarme al final.
El único problema podría ser quizás el final abierto, porque sé que a algunas personas les molesta eso, lo bueno es que los libros ya están todos publicados, y la espera para enterarse de lo que sigue no es taaaaaaaaan larga. 
Si no lo han leído, deberían considerarlo, porque es un libro que realmente entretiene, envuelve y engancha, y no se lo quieren perder. Además de que la edición es simplemente preciosa.



 

3 ago. 2017

talk about [#5]: cansada de las botellas

Hola! Les apuesto a que ya ni se acuerdan de mí, já (más les vale que sí se acuerden).
Decir que he estado ocupada would be a understatement, no he parado de hacer cosas desde que nací. Las vacaciones no fueron exactamente tiempo libre y desde que volví a la universidad hace dos semanas que no he podido enterrar la nariz en un libro, mucho menos venir aquí a hablarles de libros. Básicamente estudio, como, duermo, e inserto alguna película cuando hay un espacio, porque aunque quisiera leer, no podría. He estado leyendo demasiado para la universidad.
Les cuento todo esto para que no piensen que abandoné el blog ni nada, sólo tengo que ver como me ordeno para volver a la normalidad
En todo caso, hoy vine a hablarles de otra cosa. 

 "Odiaría ver el día en que mi valor salga de una botella."
                                            -Ponyboy Curtis, The Outsiders.

Valor, alegría, personalidad, cariño, energía, lo que sea. La cita no es exactamente así, porque no tengo el libro en español y no sé cuál es la traducción exacta, pero ya se hacen una idea.
Siempre he tenido problemas con el alcohol; no me gusta el sabor, las pocas veces (contadas con los dedos de las manos) que he probado un trago o e intentando tomar han salido horribles (no es hangover, es la combinación de alcohol con pastillas psiquiátricas), y cada vez que salgo con gente que se emborracha termino harta. Por muchos años ignoré este malestar porque 1) la gente borracha igual me da risa y 2) había descubierto un mundo en el que me invitaban a hacer cosas, y aunque yo no tomara, igual me sentía parte de algo, hasta que me acostumbré a salir de ese modo y minimizar el malestar.
Hoy, de todas formas, no había forma de minimizarlo. Ya sea porque hace tiempo no salía con ese grupo de amigos y me desacostumbré, ya sea porque mi familia nunca ha bebido ni un poco y no estoy acostumbrada a los efectos de el alcohol, o porque simplemente ya estoy cansada de tanta estupidez, hoy simplemente no lo aguanté.

Me junté con mi grupo de amigos a celebrar el cumpleaños de uno de ellos. Llegué alrededor de las 3:30 de la tarde, y algunos habían estado desde las 11 de la mañana (mientras escribo esto, ellos siguen bebiendo en el bar. Son las 7:20 y pretenden quedarse hasta que el local cierre.) Si más de doce horas bebiendo no les parecen una locura lo suficientemente grande, escuchen esto: la meta era terminar el día habiendo tomado 50 litros de cerveza entre todos, algunos, que querían un reto aún más grande, debían beber 5 litros por sí mismos. Todo esto iba siendo anotado en una libreta para no perder la cuenta.
Uno de mis amigos no se emborracha a menudo, y hoy no había querido participar de la idiotez de beber 5 litros, pero los demás lo alentaron y él cedió. Una hora después, estaba vomitando en el suelo, en su ropa, y en el baño, para después terminar tirado encima de la mesa sin color en el rostro, totalmente intoxicado. Apenas eran las 5 de la tarde en un día de semana.
Lo que lo hace aún peor es que, en vez de ayudarlo, la mayoría se quedó ahí sentado, porque si la gente que trabajaba en el lugar lo veía en ese estado, las cosas se iban a poner feas. Sólo se le permitió a una persona ir a ayudarlo, para que no fuera tanto el escándalo. No es necesario decir que nadie estaba en condiciones de llevarlo a su casa, que un taxi no iba a recibirlo y que no podían llamar a sus padres para que lo buscaran, la solución: darle agua, algo de comida, y dejarlo ahí tirado con el vomito aún en su ropa. Fue entonces cuando no pude más y me fui. No, no lo cuidé, porque era culpa suya estar así, culpa suya y de todos los demás, y yo no quería tener nada que ver con eso, porque ya estoy harta.

Mientras estaba ahí sentada me preguntaba a mi misma: "¿Qué mierda haces aquí?" "Vine a ver a mi amigo", me dije, pero quise callar el segundo pensamiento: ¿Por qué eres amiga de personas así?
Me da un poco de pena, o quizás me da bastante, que a los 22 años se comporten como adolescentes. Me da un poco de pena, o quizás me da bastante, que estuvieran burlándose de alguien que no quería beber hasta 'borrarse'.
Me da un poco de pena, o quizás me da bastante, que esa persona, que es mejor que eso, cediera a la presión y terminara vomitando solo en un baño insalubre.

Si hay algo que me desagrada es la idea de que uno no puede divertirse sin tomar algo. Si no puedes
pasarlo bien en cierto ambiente sin emborracharte, entonces quizás ese no es tu ambiente. Si no puedes reír y pasar un buen rato con un grupo de personas sin emborracharte, entonces quizás no deberías llamarlos amigos. Si no puedes 'relajarte' o ser más valiente, extrovertido o gracioso sin emborracharte, entonces quizás ese simplemente no eres tú (a crazy idea, really).
Más de una vez he escuchado la frase "Estoy muy sobrio para esto", y me repele la idea de que para hacer algo tengas que obligarte a base de alcohol. Me repele sobre todo porque siento que las personas que me rodean ya son bastante viejas para necesitar tan desesperadamente aceptación social de personas que quizás ni siquiera les hablarían si no tuvieran la "personalidad" que el alcohol les da. Me parece simplemente patético,  me molesta de sobremanera el hecho de que, si alguien no quiere hacer lo que hacen los demás, todo el mundo lo ataca, y eso sólo muestra su propia inseguridad. El alcoholismo juvenil se sostiene a base de la inseguridad de todo el mundo: Es inseguro el presionado, y aún más inseguro el grupo que presiona. Todo el mundo sabe que están haciendo una estupidez, pero si todos lo hacen, entonces pueden ignorar esa voz que les dice que no sean estúpidos.
Del mismo modo, yo intento ignorar esa voz que me dice "no seas tonta, no pierdas tu tiempo en un lugar dónde no te sientes cómoda y no te diviertes", a cambio de sentir que tengo un lugar al que pertenezco (aunque a simple vista cualquiera ve que no hay lugar para mí ahí). Quiero creer que quizás estoy empezando a dejar de ignorarla. 



Archive