17 feb. 2016

Reseña: La luz que no puedes ver - Anthony Doerr

Nombre: La luz que no puedes ver (All the light we cannot see)
Autor: Anthony Doerr - Estadounidense 
Nº de páginas: 656
"Marie-Laure es una joven ciega que vive con su padre en París, donde él trabaja como responsable de las mil cerraduras del Museo de Historia Natural. Cuando los nazis ocupan la capital, padre e hija deben huir a la ciudad amurallada de Saint-Malo, llevándose con ellos la que podría ser la más preciada y peligrosa joya del museo.
Werner es un muchacho huérfano criado en un pueblo minero de Alemania y fascinado por la fabricación y reparación de aparatos de radio, un talento que no ha pasado desapercibido a las Juventudes Hitlerianas.
Siguiendo al ejército alemán, Werner deberá atravesar el corazón en llamas de Europa. Hasta que, en la última noche antes de la liberación de Saint-Malo, los caminos de Werner y  Marie-Laure por fin se crucen."

Primer y último párrafo del libro:
Primero:
"Caen del cielo como una lluvia al anochecer, sobrevuelan la muralla, hacen piruetas sobre los tejados, revolotean sobre los barrancos y entre las casas. Calles enteras se mecen al ritmo de los destellos blancos sobre los adoquines."
Último:
"Ella se queda escuchando hasta que se pierden los pasos.
Hasta que lo único que puede oír son los suspiros de los coches, el murmullo de los trenes y los sonidos de todos apresurándose en el frío."
 
Trozos varios y sin importancia:
Pág 144: "-¿El que estaba un setenta y seis por ciento loco?
-Lo estaba como tu abuelo, su hermano, cuando murió, en la guerra. <<Se le metió gas en la cabeza>>, solían decir entonces. Luego empezó a ver cosas."
Pag 304: "-¿Te parece decente dejarle ahí fuera de esa forma? ¿Después de muerto?
-La decencia no es algo que les importe."
Pág 521: "Treinta minutos. Normalmente le lleva solo veintiuno a Marie-Laure, Etienne lo ha contado muchas veces. En una ocasión fueron veintitrés. Con frecuencia menos, nunca más.
Treinta y uno." 

Opinión: La luz que no puedes ver es un libro que me pareció tan real que duele. Bueno, tan real como puede parecerle a alguien que obviamente solo puede imaginarse como fue vivir algo tan horrible como una guerra. He leído muchos libros sobre la Segunda Guerra Mundial y a pesar de que este no es ni de cerca el más triste, si es el que más me llegó hondo. 
Primeramente, La luz que no puedes ver se diferencia de los demás que he leído en que no trata el conflicto judío-alemán, que por más que sea fuerte, horroroso e inhumano, no fue el único existente a lo largo de los años en los que se prolongó esta guerra. El foco está puesto en la ocupación Alemana en Francia, en una pequeña ciudad amurallada en el mar. En como sus habitantes hacen lo que pueden para aportar a su ejército desde sus casas, y de como hasta el más mínimo movimiento los pone en peligro. También trata de un chico Alemán, que vio su única oportunidad en la vida el apoyar a la causa nazi, y que no está seguro de que lo que está haciendo sea correcto, pero que siente que no tiene derecho a decidir.
El hecho de que la historia sea narrada desde dos puntos de vista tan diferentes, y que ambos lados sean representados por personajes cuyas vidas se siguen desde la tierna infancia hace que sea muy fácil empatizar con ambos. Marie-Laure y su gente están en aprietos, apenas tienen para comer, con suerte pueden salir a las calles. Werner es un huerfano que tuvo que dejarlo todo y debe soportar ver como maltratan a sus amigos frente a sus ojos sin hacer nada, ser testigo de crueldad sin límites y sentir como va perdiendo su humanidad poco a poco. Todo esto mientras a su hermana la obligan a trabajar a la fuerza y miles de Alemanes mueren. 
Al ser el libro tan extenso, uno podría pensar que es una lectura densa, pero la verdad es que se lee bastante rápido. La narración va alternando escenas del final de la guerra con escenas de la infancia de los chicos y mediante la historia avanza, ambos periodos de tiempo se van acercando hasta fusionarse en uno solo, lo que, al menos en mi caso, me provocaba avidez al leer, porque solo quería llegar al momento en que ambas historias se toparan.
El desenlace es más triste que feliz, pero es lo que se puede esperar de un libro que habla sobre desesperanza. No me hizo llorar, porque lo veía venir, y casi agradezco que las cosas no hayan terminado por el completo felices, o habría sido demasiado irreal. En fin, que La luz que no puedes ver me sorprendió gratamente, a pesar de que tiene un argumento por ahí con un diamante que no me convenció demasiado (aunque de que era necesario, era necesario). Si les gustan este tipo de libros, definitivamente deberían probar con este, que aunque se vea un poco largo y cansado, vale por completo la pena.

4 comentarios:

Atomic Kitten dijo...

Mi parte fav es el título y es más que obvio que lo voy a tocar JAMÁS. No me van a hacer leer un libro sobre la guerra NO PUEDEN OBLIGARME.

Me alegro de que te haya gustado <3

Ann dijo...

Tiene muy buena pinta que intriga con las joyas jaja

Cata dijo...

Me encantó tu reseña! Había visto este libro por todas partes, pero no estaba segura de si leerlo o no. Ahora me decidí a comprarlo. Quizá no me haya gustado tanto tu reseña al fin y al cabo... jajaja.
Un beso!!

Lucia Castillo Cabrera dijo...

Necesito leerlo. Mucho. Necesidad... Los exámenes están afectando a mi capacidad de escribir jajajaja
Que tengas una feliz semana,
Lucia

Archive