29 ene. 2016

"Reseña" de Flower boy next door

Hola bonitos! (imagino que habrá algún chico por aquí), hoy he re-activado la pestaña de 'Asia' y con eso mi sed de shows del continente oriental, así que para celebrar les traigo la reseña del último k-drama que vi, hace ya un montón de tiempo. *cheers*

Nombre Original: 이웃집 꽃미남  / Iutship kkochminam
Nombre Común:  Flower boy next door
Genero: Comedia romántica
Primera emisión: 7 Enero del 2013
N° de capítulos:  16 + 2 especiales
Cast principal: Park Shinhye, Yoon Shiyoon, Kim Jihoon
¿Qué puedo encontrar en este dorama?: Timidez, insistencia romántica, dos chicos enamorados de la misma chica, situaciones absurdas.
"Go Dok Mi vive una existencia solitaria y no le gusta salir de su pequeño apartamento, por una mala experiencia que vivió cuando estaba en secundaria con su ex-amiga Cha Do Hw.
Ella cada mañana se asoma y espía a su vecino Han Tae Joon, su amor a primera vista.
Enrique Geum es el "Dios de los juegos" quién después de volver de España se da cuenta que Go Dok Mi espiaba a su hermano Tae Joon, y así poco a poco sucederán una serie de eventos que hará que Enrique se acerque más a ella mostrándole el mundo exterior y despertando nuevos sentimientos."
Trailer
(es fanmade pero lo amé)

Personajes Principales
Oh Jinrak, el vecino eternamente enamorado de la chica solitaria. / Go Dokmi, la chica solitaria / Enrique Geum, el niño de escuela primaria.  

 
Flower boy next door es un drama que vi única y exclusivamente porque Park Shinhye actuaba en el (sí, tengo un crush, creo que es hermosa y no me importa admitirlo). Incluso compré el DVD sin saber de qué iba, porque quería verla y verla y nada más que verla. 
Lo primero que pensé cuando comencé a avanzar los capítulos fue "bueno, esto no tiene música", que si tiene, pero no es un drama musical como los que yo estaba acostumbrada a ver, así que eso me decepcionó un poco, porque la música me gusta demasiado, y quizás -solo quizás-, quería escucharla cantar otra vez. En cualquier caso, esto no impidió que disfrutara la historia.
Go Dokmi es una mujer solitaria al extremo, trabaja desde su casa y no sale de ella si no tiene que hacerlo, cuando abre la puerta, lo hace solo un poco y su idea de romance es espiar al chico del edifico de en frente con sus binoculares tras las cortinas y desayunar al mismo tiempo que él para pretender que comparten algo juntos.
Por otro lado está Oh Jinrak, un dibujante de webtoon que está pasando por una etapa complicada; su nuevo comic ha sido acusado de plagiar un famoso videojuego, y la chica de la que está enamorado no sale de su casa, y tiene que contentarse con dejarle un cartón de leche a diario fuera de su apartamento para demostrarle su afecto (¡sí, adivinaron! la chica es Go Dokmi). Todo va relativamente bien hasta que el hermano del chico misterioso del edificio de en frente llega a la ciudad, su nombre es Enrique Geum (¡y tiene diálogos en español!) y es el creador del videojuego plagiado por Oh Jinrak, además de muchos otros juegos con miles de seguidores. En resumen, es algo famosillo, aunque eso no le interesa a Go Dokmi, y más bien ni siquiera lo miraría si no fuera porque el mismísimo Enrique la encontró espiando el apartamento de su hermano con un par de binoculares (y la confundió con un hombre).
Así es como se conocen, y Enrique hace de su misión personal el mostrarle el mundo a Dokmi, que no quiere saber nada de lo que pasa más allá de la manilla de su puerta. Mucho menos de Enrique, que es demasiado infantil y energético para su gusto.
Aunque no he visto muchos dramas, este me dio una sensación diferente a lo que había experimentado antes; el tormento de Dokmi era real, su miedo a enfrentar el mundo era palpable. Y también lo era la alegría de Enrique y sus ganas de sacarla al mundo y de ayudarla. No hablo mucho de Oh Jinrak porque para mí, desde el comienzo se nota que su amor con Dokmi es algo que no va a pasar, pero si es un personaje que me gustó, junto con el amigo con el que trabajaba y el vecino japonés que se mudó de improviso a su edificio. Los tres contribuyeron de una forma u otra a que la protagonista dejara su miedo atrás, y también proveían el tan ansiado comic relief. Además de que el japonés era especialmente bonito y tenía un acento precioso.
Diría que aunque Enrique pone su alta cuota de alegría, Flower Boy Next Door es una historia triste, bastante melancólica. Eso fue algo que me encantó ver. Algo que agradecí. 
En sí, la historia me pareció muy real y pude conectarme con casi todos los personajes. Realmente creo que no es el típico drama, y es por eso que me gustó mucho, aunque quizás no es para todos.
 Me vinieron todos los sentimientos encima al escribir esto, uff. Tengo muchas ganas de comenzar a ver k-dramas otra vez, así que quizás cuando tenga tiempo *tiene* me ponga a ello. 
Un beso!

4 comentarios:

Vero Sampedro dijo...

Hola!!

Yo comencé este dorama hace como medio año pero lo abandone, no termine ni el primer capitulo, se me estaba haciendo algo tonta, así que la deje, pero me siguen diciendo que debería retomarla porque esta muy linda, pero aun no estoy 100% convencida, que bueno que a ti te haya gustado tanto.
Besos.

Jessie Carstairs dijo...

Hola nubecita :)
Me alegra que te haya gustado, ha pasado un tiempo desde que lo vi, fue cuando salió, pero aún lo recuerdo como un drama precioso lleno de momentos divertidos ^^
Besoss

Rebeca Favila~ dijo...

No soy mucho de ver doramas, a lo mejor porque no he encontrado ninguno que me llame realmente la atención, pero este lo voy a tomar en cuenta.
Saludos Infinitos.

Rocío Gómez Campos dijo...

Ooooh, me encantan los k-dramas, y a este le tengo echado el ojo, así que me lo has vuelto a recordar.

Besooos!!

Archive