7 sept. 2015

Reseña: Suicide Notes - Michael Thomas Ford

Nombre: Suicide Notes
Autor: Michael Thomas Ford - Estadounidense
N° de páginas: 295
"El chico de quince años, Jeff, despierta el día de Año Nuevo sólo para encontrarse a si mismo en el hospital. En la sala psiquiátrica. Con los locos. No importan los vendajes en sus muñecas, claramente todo es un gran malentendido. Jeff está perfectamente bien, es perfectamente normal; no como los otros chicos que están en el hospital con él. Ellos tienen problemas. Pero una cosa graciosa pasa mientras la sentencia de cuarenta días de Jeff se va acabando: los más locos comienzan a parecerle más cuerdos..."
Primer y último párrafo del libro:
Primero:
"Leí en alguna parte que cuando los astronautas vuelven a la Tierra después de flotar por ahí en el espacio les dan ganas de vomitar porque el aire aquí les huele como a carne podrida."
Último: 
"Me pregunto si mis padres pensarían que es extraño si les pidiera que pararan en la tienda de tarjetas en el camino a casa." 

Trozos varios y sin importancia:Pág 86: "Bueno, ella se equivoca conmigo. Puede mirar todo lo que quiera, pero nunca verá dentro de mi, porque no hay nada que ver ahí dentro."
Pág 154: "Podía ver parcialmente su rostro. Sus ojos estaban cerrados, su boca estaba como abierta, y estaba respirando profundo."
Pág 216: "Solo era el premio de consuelo; te dan el gran traje y el jet invisible por ser un perdedor en todo lo demás.

 Opinión: Jeff despierta un día en una cama de hospital sin recordar como llegó allí, en su ventana hay barrotes y en el techo de su habitación hay una mancha que parece un demonio. Aparte de eso no hay nada, ni siquiera sus padres, una televisión y mucho menos una explicación. Así pasan las horas hasta que una enfermera deja su tabla sobre la mesa, y Jeff se entera de que está internado en un hospital mental, y entonces se indigna. Vale, intentó quitarse la vida, pero fue solo un estúpido impulso, ni siquiera tenía una buena razón, no va a volver a hacerlo y tienen que dejarlo salir cuanto antes; todo es un grandísimo error. Pero sus padres y el psiquiatra no piensan lo mismo, y han decidido dejar a Jeff en un programa de 45 días, sin importar lo que haga, no podrá salir de allí antes, y tendrá que pasar su tiempo con un grupo de chicos que en serio están mal de la cabeza.
En un principio Jeff me causó gracia, porque estaba en una completa negación "yo no estoy loco, yo no estoy loco, yo no estoy loco" por supuesto que estás loco, pensaba yo, o no habrías intentado matarte, pero el seguía negándolo todo y haciendo el tonto con el psiquiatra. Además, se burlaba de los otros pacientes, cosa que me molestó un poco, ya saben, sensibilidades, pero lo entendía porque era parte de la historia... aunque al poco tiempo Jeff se me hizo molesto, era obvio que el tenía un problema y se empeñaba en no hablar de él, y eso me tenía de los nervios, y aunque al final todo se descubre y Jeff acepta sus circunstancias, creo que podríamos habernos ahorrado un par de páginas si tan solo no hubiese sido tan testarudo y prejuicioso. 
Por otro lado, el libro me dio más de una sorpresa spoiler sexo gay explícito fin del spoiler, aunque, si hubiese investigado un poco sobre el autor, habría estado prevenida. No les digo más para que les dé curiosidad y usen google. Otra cosa buena fue que habían varias frases que me gustaron sobre como se siente una persona con una enfermedad mental con respecto a como las personas sanas nos miran. Y siempre es lindo sentirse identificada con los libros, así que le doy otro punto a la historia. De todas formas, el libro no era la graaan cosa. Era interesante, se leía rápido, tenía esa sorpresa que tanto me gustó y era algo atrevido, pero le faltaba ese nosequé al que soy adicta. Aunque no me arrepiento de leerlo y si tuviera que recomendarlo diría que sí, pero advertiría que hay que hacerlo con expectativas medias.


4 comentarios:

Erea Chan dijo...

Solo por lo gay me lo apunto y lo leeré miles de veces XDDD

Irene Marijuan dijo...

¡Hola!

Pues me parece muy interesante, justo ahora me estoy leyendo el de Los renglones torcidos de Dios, que también va de un manicomio, así que dejaré pasar algún tiempo entre ambos, pero me han entrado ganas de leerlo.

¡besos!

Tamara López dijo...

No lo conocía, pero me lo apunto ahora mismo ^^

Rebeca y Anabel dijo...

Me gusta el tema de las enfermedades mentales. xDDD Me parecen muy interesante. Me lo apunto solo por eso.
¡Un abrazo!
Rebeca

Archive