17 feb. 2015

Top Ten Tuesday: Problemas literarios

Hace dos semanas que no traía TTT por estos lados, la verdad es que se me habían pasado, pero hoy volvemos a la marcha con Problemas literarios que tenemos. En mi noche de insomnio pude pensar en un montón, estos son sólo los más importantes:
  1. Muchos pendientes; me pasa que no puedo dejar de comprar libros. Allá a donde voy, si tengo dinero, compro libros. Como les mostré en otra entrada, tengo más de 80 pendientes, y se siguen acumulando en una pila que llega hasta el techo. A veces los miro y es abrumador.
  2. Flojera; a pesar de que leer (junto con escribir) es mi mayor placer en la vida, muchas veces me encuentro con que me da flojera abrir un libro y pueden pasar días en que no toco una novela. Es extraño, porque a penas abro un tomo y me sumerjo en él, no logro entender porque lo había dejado abandonado por tanto tiempo. Puede que tenga que ver con mis estados de ánimo contradictorios.
  3. Marcadores de páginas; puede que esto no parezca un problema para la mayoría de la gente, pero para mí sí que lo es. Hay algunos marcadores que son la belleza misma, pero el problema es que no puedo comprarlos, porque no uso. Va más allá de mis fuerzas; estoy demasiado acostumbrada a recordar de memoria el número de página en que me quedé y me aterra dejar la más invisible marca entre las páginas de un libro. I might have a little OCD.
  4. Estaciones del año; No sé si les pasa, pero hay veces que quieres leer un libro y no puedes, porque sientes que es más para una determinada estación del año que para otra, y tienen que dejarlo esperando en el estante hasta que sea esa estación. O tal vez soy la única.
  5. Que mis amigos no lean; a pesar de que aquí en el blog puedo hablar todo lo que quiera de libros (y también por whatsapp con el Dreaming Team), a veces me gustaría tener a alguien con quien sentarme a comentar lecturas o con quien hacernos recomendaciones mutuas. O simplemente alguien que se emocionara tanto como yo por ir a la Feria del Libro. Honestamente, aquí la gente no lee casi nada, y no tengo la suerte de haberme topado con alguien con quien conversar.
  6. Calor; odio leer con calor. Me pone de mal humor.
  7. Que las personas toquen mis libros; me pasa que cuando vienen personas nuevas a mi casa y ven mi librero, se sorprenden con la cantidad de libros que tengo y se ponen a curiosear. Odio que lo hagan. Me pone nerviosa; podrían doblarlos, o dejarlos caer, o colocarlos en un orden diferente a como los encontraron. La única excepción a la regla son otros bookworms, porque ellos saben como cuidar los libros, aunque como ya dije, no tengo la suerte de frecuentar ninguno *llora*
  8. Que me interrumpan mientras leo; estoy a punto de sonar como una amargada, pero si hay algo que odio en el mundo es cuando alguien que no me habla a menudo me ve con un libro y se para a preguntarme '¿Qué estás leyendo?', es entonces cuando yo levanto la mirada dos segundos y digo 'Un libro'. Ya sé, soy un amor. Si la persona me cae bien, levanto el libro para que puedan ver el título y la sinopsis, pero no dejo de leer. Lo peor es cuando me necesitan y tengo que dejar de leer de verdad; entonces solo sufro por dentro.
  9. Encontrar una edición más bonita de un libro que ya tengo; eso es tener mala suerte. Sobretodo porque soy una obsesa por las ediciones hermosas. Por eso es que procuro buscar todas las ediciones posibles antes de comprar, sobretodo con los clásicos (que de esos hay muchas).
  10. Book Hangover; creo que todos hemos sufrido de resaca literaria, es terrible. Esa sensación de seguir atrapada en el universo de un libro que ya terminamos y no poder salir, porque todo es demasiado intenso, demasiado terrible, y todo sigue dando vueltas. A mi cuando me viene me viene fuerte, e incluso me cuesta concentrarme en otros aspectos de mi vida diaria. #Terrible    
Uff, podría seguir por un largo rato, pero es un top ten so... hay que seguir las reglas. En otras noticias, este fin de semana me voy a vivir sola; ya empaqué todos los libros y la mitad de mi ropa. Me compré un parlante para ponerle vida al departamento y estoy terminando uno que otro detalle para mi nueva habitación. Falta poco para entrar a la universidad y voy en la mitad del libro de King, así que las cosas van bien. 
No hace falta preguntar pero lo haré de todos modos, porque jamás me responden nada *los mira feo* ¿cuál es su principal problema literario?
   

8 comentarios:

Isa-janis dijo...

Jajaja me he sentido identificada con algunos xD. A mi también me molesta que me interrumpan mientras leo, pero últimamente es mi pan de cada día, porque leo en los tiempos libres del trabajo y nunca sé cuando va a entrar algún cliente a interrumpir. Y claro, el cliente tiene prioridad xD. Nunca me había pasado y me cuesta mucho retomar la lectura.
También me da cierta pereza ponerme a veces, sobretodo si el libro no me gusta y me obligo a acabarlo.
Creo que, o te igualo o te supero en los pendientes. La última vez que los conté eran más de 60, pero teniendo en cuenta lo compulsiva que me he vuelto comprando últimamente, seguro que ha subido ese número jaja.

Es raro eso de los marcadores. ¿Dejan marca? Nunca lo había pensado, y como tengo mala memoria, prefiero no fiarme de ella xD.

¡Un beso!

Gélida dijo...

Yo dependo de los marcadores de páginas con todo mi ser. Creo que "los libros pendientes" podría ser el título de mi autobiografía, vaya. Y sobre el punto nueve la verdad es que me fastidia mucho mucho mucho, pero antes de comprarlo remuevo mar y tierra.

¡Un saludo!

Cel Red dijo...

Oh, el book-hanghover, yo estoy pasando justo por eso ahora.

Lo de las estaciones no se me hace raro, yo siempre lo hago xD Es que no es mi culpa que haya libros que se lean mejor en noviembre o en abril.

Mrs Brightside dijo...

Lo de muchos pendientes creo que nos pasa a casi todos los bookworms :P Es muy difícil resistir la tentación de comprar los libros que te llaman la atención, aunque no los vayas a leer ni bien los compres.

Lo de flojera también me pasa mucho. Pero más que nada es por cansancio, porque muy rara vez no tengo a mano algún libro que me apetezca leer. Pero a veces cuando tengo tiempo es al final del día, cuando lo único que quiero es cerrar los ojos y dormir :c

Que mis amigos no lean es otro problema. Sólo tengo una amiga que lee y hasta ahí. El resto es de leer muuuuuy de vez en cuando, y los libros que están muy de moda (onda 50 sombras y eso) ¬¬

Y el calor. Es lo peor para leer. Me cuesta horrores concentrarme. Si no fuese porque tengo aire acondicionado en mi pieza en verano, creo que no tocaría un libro. Creo que no haría nada además de estar tirada en mi cama sufriendo y quejándome del calor jaja.

Y lo del book hangover me pasó alguna que otra vez. Mi peor book hangover fue posiblemente con El nombre del viento; estuve una semana entera leyéndolo, y me metí demasiado en el mundo, y cuando lo cerré me quedó una sensación de vacío inmensa.

En cuanto a la pregunta final, mi principal problema literario es el tiempo. No soy una lectora rápida y no tengo mucho tiempo libre durante la mayor parte del año; justo dos cosas que me juegan muuuuucho en contra :c

Besotes y suerte en tu nueva vida como universitaria ^^

The Positive Side dijo...

Me encantó este post, es muy divertido! Concuerdo con casi todos y me encanta tu forma de expresarte. Te mando un beso y te espero en mi blog :)

Laure y Albe dijo...

Yo no podría vivir sin marcadores, cada uno de mis libros tiene uno distinto, siempre los busco por librerías y la verdad es que se encuentran algunos muy bonitos.
Eso de encontrar ediciones más bonitas... me ha pasado y fastidia bastante.
un beso.

Ph dijo...

Sin duda que te interrumpan es lo peor!! A mi me pasa mucho últimamente :( Un besi!

Daniela dijo...

Holi, vengo a resolver tu problema número 5 (espero jiji) <3

Archive

Subscribe

Flickr