7 dic. 2014

Estoy seca.

Quiero llorar y esta vez no es por emoción. Hace ya una semana (o tal vez un poco más) que no puedo escribir nada de nada. Por más que lo intento no hay nada que pueda hacer, estoy seca; tengo ideas pero escasea el talento, tengo imágenes en la cabeza pero no puedo traspasarlas a palabras, tengo las ganas, pero no la inspiración. Y eso me deprime.
Tengo tres historias comenzadas -una de dragones, una de romance y una de magos- que no soy capaz de terminar. Personajes que he dejado abandonados, y es entonces cuando me pregunto si acaso mi sueño de ser escritora no será muy descabellado, muy ido a las estrellas, muy fuera de mi realidad.
Recuerdo cuando escribía y era fácil. Recuerdo que me divertía. Recuerdo que pensaba que era buena. Ya no me siento así y espero que no sea permanente. Porque si es permanente, no sé que voy a hacer con mi vida. 
Este es el peor #writersblock con el que me he topado y siento que la vida es insufrible. Nunca sabes lo que tienes hasta que lo pierdes.
Lloremos.

2 comentarios:

Mrs Brightside dijo...

Toda persona que escribe tiene bloqueos de vez en cuando, no es nada del otro mundo. No te lo tomes como una catástrofe, la inspiración va y viene. Vas a ver que un día te despertás, te sentás frente a la pantalla y sin darte cuenta te escribís como 50 páginas de un tirón :)

Besotes, ¡y ánimo! ^^

Mangrii dijo...

Animo, según tengo entendido todo escritor pasa por este tipo de cosas muchas veces, y algún día todo volverá a la normalidad. Distraete, no trates de forzar lo que no puede ser, y todo volverá a surgir cuando menos lo esperes. Un besin^^

Archive

Subscribe

Flickr