22 sept. 2014

Reseña: Mi amigo el demonio - Carolyn Jess-Cooke

Nombre: Mi amigo el demonio (The boy who could see demons)
Autor: Carolyn Jess-Cooke - Irlandesa
N° de páginas: 352
Sinopsis de la contraportada: "Soy Alex. En ocasiones veo demonios. Mi favorito se llama Ruen. Mide metro y medio y lo que más le gusta es Mozart, el tenis de mesa y el pudin de pan y mantequilla. Conocí a Ruen y a sus amigos hace cinco años, cinco meses y seis días. Fue la mañana que mamá me dijo que papá se había ido."

Primer y Último párrafo del libro:
Primero: 
"La gente me mira extrañada cuando les digo que tengo un demonio.
-¿No querrás decir demonios? -me preguntan-. Como un problema con las drogas o el impulso de apuñalar a tu padre."
Último:
"Pero entonces sopló una ráfaga de viento que desplazó la nube y en el cielo sólo pude ver el primer brillo de las estrellas."

Trozos varios y sin importancia
Pág 105: "Me han hecho volver a la escuela, y no ha sido nada agradable, porque todos los otros niños parecían estar al corriente de lo de mamá y han empezado a inventarse historias, diciendo que está chiflada y que yo intenté matarla..."
Pág 251: "-Sé que crees que soy un peligro para mí mismo. Pero Ruen es real. Y tengo una prueba de ello."
Pág 339: "-No quería hacerte daño. Lo siento mucho.
Pensé en el momento en que me di cuenta de lo que estaba ocurriendo. El nudo en el estómago. Mi garganta contrayéndose. Cerré los ojos y pensé lo cerca que había estado de la muerte."
Opinión: Mi amigo el demonio es un libro que me gustó mucho. Si bien no era lo que me esperaba, fue una buena lectura. Se preguntarán, quizás, qué me esperaba; bien, me esperaba algo terrorífico y lleno de sangre. Quizás algunos asesinatos. Pero no, nada de eso, así que si eso es lo que están buscando, este libro no es para ustedes.
Qué es lo que encontré: embrollos, problemas psiquiátricos, una familia rota, delincuencia, una terapeuta con un pasado perturbador y bueno, obviamente, demonios.
El libro comienza con Alex Broccoli, un chico que nos habla de Ruen, su demonio personal. Y de cómo el puede verlo y los demás no. De a poco, vamos conociendo a Alex y a su vida, sabemos más sobre su madre, quién es una persona con tendencias suicidas, y sobre su padre, quién se ha ido para siempre. Alex tiene un único amigo, que es un demonio que nadie más puede ver, y además vive en una casa que se está cayendo a pedazos y dónde aún permanecen las pertenencias de un antiguo inquilino que ya está muerto. Por el otro lado, tenemos a Anya, una psiquiatra infantil que vuelve a Irlanda del Norte, su tierra natal, a ejercer su profesión luego de que un terrible acontecimiento oscureciera su vida. La mujer corre de su pasado a la vez que no puede dejarlo ir, y encuentra en el caso de Alex posibles respuestas a sus preguntas. 
El problema principal que se presenta a lo largo del libro es; ¿padece Alex de psicosis? ¿son los demonios que ve representaciones de como se ve a sí mismo y a su madre? ¿está el chico autolesionándose? Y si es así, ¿cómo es que Ruen, que es una mera proyección de los problemas de Alex, parece saber tantos detalles sobre la pasada vida privada de Anya? ¿Cómo es que heridas desaparecen tan rápido como aparecieron del cuerpo del chico sin explicación? 
La historia del libro cambia de perspectiva entre la de Anya y la de Alex, siendo una la narración típica de una novela y la otra un diario llevado por el chico. De esa forma, nos vamos enterando de la vida de ambos y de como estas se entrelazan, y de a poco, vamos también hundiéndonos en las arenas movedizas de Ruen, el demonio, muchas veces sin saber en qué o en quién creer.
Para no revelar la historia del libro -que te mantiene entretenido, a decir verdad-, les voy a dar algunos datos sobre el libro: en primer lugar, el ritmo es normal, ya saben, no es lento pero su lectura tampoco es adictiva, excepto quizás hacia las últimas páginas, donde toma ya un ritmo más ágil. En segundo lugar, la historia no resulta para nada inverosímil, y sí, sé que cuesta creerlo, siendo una historia donde un chico ve demonios y toda la cosa, pero la autora la hace parecer muy real con su manera de contarla. Y en tercer lugar, no se hace para nada pesado, sobre todo cuando tocan las partes dónde Alex escribe su diario, que son con mucho, mis partes favoritas del libro. 
En resumen, Mi amigo el demonio es un libro entretenido con matices algo perturbadores que te harán poner en marcha la cabeza para pensar un par de cosas. Creo que vale la pena leerlo aunque seré honesta; no es un imperdible, aunque no me arrepiento para nada de haberlo comprado. 
Una recomendación; es una buena lectura para los días de frío.

Puntuación:

¿Alguien lo leyó? ¿A alguien le dieron ganas de leerlo? Y, la pregunta del millón, ¿qué están leyendo ahora? Yo me decidí por comenzar con Half Bad de Sally Green -o, El lado Oscuro, en español- así que veremos que tal está. 
Nos vemos en los comentarios!

3 comentarios:

ChesterDEAN dijo...

Tengo ganas inhumanas de leer éste libro, espero pronto conseguirlo, gracias por la reseña :D ♥

Arila dijo...

Me llama la atención el tema que trata, aunque con todos los que tengo pendientes de leer tu reseña no me convence lo suficiente como para que me anime a comprarlo.
Un beso!

Mrs Brightside dijo...

Ya te había comentado en el IMM en el que aparecía que me llamaba la atención. Todavía me sigue llamando bastante, aunque puede que un poquitín menos.

Besotes ^^

Archive

Subscribe

Flickr