20 feb. 2014

You see things, you keep quiet about them, and you understand.

Nunca había entendido del todo este fragmento de The Perks, pero creo que ayer terminé de entenderlo por completo. Lamento si no he estado aquí la última semana, es que han estado pasando muchas cosas. He estado saliendo mucho con mis amigos, no a fiestas a lugares con gente desconocida, sino a casas de amigos, con gente desconocida, y alcohol, y música que no me gusta. Pero es extraño, porque no me molesta, y la verdad es que espero el día en que me digan que en la noche hay algo que hacer. Aún si nunca he bailado, o bebido, o hecho lo que sea que hacen todos en las fiestas, las aprendí a disfrutar porque es lo que a mis amigos les gusta hacer. Y a mi me gusta estar con mis amigos.
Pero ayer me golpeó duro el significado de "you're a wallflower". Antes, me sentía apartada porque creía que la gente no me quería cerca, porque creía que a nadie le importaba si yo estaba ahí o no. Ahora no es así, ahora sé que me quieren y que para ellos hace una diferencia si es que estoy ahí o no, pero aún así, soy una apartada. 
Ayer todo el mundo menos yo estaba bebiendo, y una persona que quiero mucho se emborrachó al punto de que comenzó a perder un poco la dignidad, o al menos amenazaba con hacerlo. Un amigo y una amiga desaparecieron por un buen rato, otros se estaban besando incluso si a ella le gusta otra persona. Había mucho humo. Una tipa borracha que nunca había visto me decía que ahora éramos amigas y se me acercaba mucho. Habían gritos. En realidad nada de eso me habría molestado, porque me gusta observar esas cosas. Pero la parte de "una persona que quiero mucho se emborrachó al punto de que comenzó a perder un poco la dignidad" me pegó fuerte. Ahí me di cuenta de que en realidad no vivo en su mismo mundo. No vivo en el mismo mundo que ninguno de mis amigos. Incluso si me hacen parte y me hacen sentir bien, incluso si me divierto, incluso si quiero seguir yendo a sus fiestas; no pertenezco ahí. Es como que me invitaran a ver un show extraño, que no me gusta especialmente pero se me hace interesante, pero ahí acaba todo, no hay forma de que yo forme parte de eso. Incluso aunque quisiera. Ves cosas. Te quedas callado acerca de ellas. Y entiendes. Entendí por qué la gente bebía tanto, y por qué necesitaban el alcohol para hacer cosas que de otro modo no harían, y era todo muy triste. Es triste ver a las personas que quieres rebajadas a eso; mareadas, apenas conscientes de lo que hacen, poniéndose en verguenza. Me dolió especialmente cuando vi a esa persona en especial, porque nunca la había sentido tan lejos, en ese momento no había nada que nos uniera, no teníamos nada en común, y me pregunté por un estúpido segundo si acaso la habría perdido. Sé que todo suena muy exagerado, pero no sé como explicarlo; como que estaba ahí y no estaba. Entendí cosas, muchas cosas. Entendí que nunca voy a ser como ellas y que siempre voy a estar un paso afuera del circulo aunque yo y todos los demás hagamos lo posible por incluirme. Ni siquiera sé muy bien por qué estoy diciendo esto o si quiera si logré hilar alguna idea o algo, pero es que ayer fue realmente extraño. Mis amigas creían que estaba enojada con esa persona que estaba muy ebria. Pero no lo estaba. La verdad es que estaba decepcionada, y creo que eso es peor, porque a los amigos hay que admirarlos. Y vale, no voy a dejar de ser amiga de esa persona por algo como eso, porque las cosas que nos unen son mucho más fuertes que una noche de descontrol, pero la verdad es que un poco se me cayó un pedazo de alma porque la decepción es para mi el peor sentimiento.
I see things, i keep quiet about them, and i understand. (And yet i don't know how to explain them)
Abbie

7 comentarios:

Yahira potterica dijo...

Me encantó esa frase, y yo lo pille al momento, porque me sentía muy identificada con charlie
un beso

Jonathan Rangel Alleyne dijo...

Te entiendo por completo. A mi me pasa lo mismo. Tengo amigos con los cuales se que jamas podre compenetrar del todo. Simplemente disfrutas estar con ellos, pero sabes, perfectamente, que no harías lo que ellos son capaces de hacer. Y no dejo de quererlos por eso. Son mis amigos. Como tu lo has dicho. Y creo, fervientemente, que la base de la amistad es la aceptación. Aceptarnos como somos, sin reservas. Sin señalamientos ni criticas por nuestra forma de ser. Asi somos, y aceptarlo es la mejor forma posible de demostrar el amor que nos une. Y por eso seguire disfrutando, siempre, de mis amigos. Aunque viva muchos de esos momentos donde deba ver cosas, mantener silencio, y entender.
Me gusta tu blog, by the way. Soy nuevo aqui, pero ya te encontre, y creo que no me ire de aqui :)

AtomicKitten dijo...

HOLA VENGO A SER APLASTANTEMENTE SINCERA

Lo cierto es que tus amigos no son tus amigos para gustarte, ni para que los admires. No son tus papás, ni superhéroes; son personas, y toman decisiones, y muchas no influyen en vos. Como emborracharse. Y besar a desconocidos. Y ser indignos por un rato. Tbh, no te hicieron nada, y por eso no hay razón para estar decepcionada.
Creo que en estos casos la decepción no es con el otro, sino con un uno mismo por no haber visto ciertas cosas desde el principio. Pero el que lo choquen a uno no significa que estén mal. No sé si me explico (?)

Flor dijo...

Abbie te quiero tanto, tannnnto.

Yo creo que de alguna forma perdí esa cualidad tuya tan valiosa hace poco. Yo ya no observo y callo. Yo miro y hablo. Y me trae algunos problemas, pero de alguna forma me siento más yo, más auténtica. No sé. Siento que perdí una parte de mí pero gané otra mucho más grande y hasta diría que importante. No sé ni qué decir.

Te quiero mucho ♥

Johana. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Johana. dijo...

Estoy muy de acuerdo con AtomicKitten los amigos no son ejemplos a seguir ni modelos que admirar, son personas, algunas de esas personas quieren experimentar cosas nuevas y ser ellas mismas otras no, no debes sentirte decepcionada por que si esperas que tus amigos actúen como tu quieras y cumplan todas tus expectativas vas a sufrir mucho. Déjalos ser, no los juzgues, ponte en sus zapatos, apoyalos, dales consejos si crees que los necesitan pero no trates de moldearlos, ni esperes que sean perfectos y que no cometan errores.

BESOS.

Marcial dijo...

Simplemente somos diferentes, a veces en la juventud hacemos cosas, de las cuales nos arrepentimos, toda la vida, unas tienen consecuencias trágicas, otras sólo una sensación de ser parte de un grupo en donde creemos ser parte de el; pero somos extraños.
Pero confiamos en que más adelante vendrá el cambio la refleccion y seremos una vez, más unidos, y veremos las cosas en la misma línea, no es tener la razón, sino que la vida te golpe, para hacer el cambio, o habrá una palabra o una acción, que desencadene estos cambios, es necesario poner límites, al "goce" al amor, es como amar una persona y no ver el daño que nos hace, puede ser que esa diferencia, es como armar un rompecabezas en donde la pieza que falta, esta fuera de tu alcance y tendrás que esperar que otras se acomoden para encontrarla, es necesario saber que valemos por lo que tenemos dentro, conocerlo y no esperar oír lo de otra persona, porque a veces suena muy falso, al menos eso creo, pero quizá tu misión será ser esa piedra que necesite tu amiga para salir del pantano.

Archive

Subscribe

Flickr