13 dic. 2011

Martes de relato #6

Todos los martes subiré un relato original.
En los comentarios, las personas que quieran pueden decir un tema para mi siguiente relato, pueden pedirlo con todos los detalles que quieran, por ejemplo:
 "Abbie, quisiera que hicieras un relato sobre una princesa y su dragon, blah blah"
(Si te da verguenza hacerlo publicamente mandame un mail)
Si más de una persona pidió tema, pondré imediatamente una encuesta y las personas podrán votar por el tema que más les guste (:

Bien mejor tarde que nunca, casí va a ser miercoles pero sigue siendo martes asi que en toda regla, aun estoy a tiempo de subir el relato! Bueno este no es un relato 100% original, es un Fanfic, por lo que los personajes no son mios, pero todo lo demás si! El relato de hoy es bastante largo (a mi me lo parece), esta basado en los libros de Magia, de Stephen Elboz. (Pueden encontrar la reseña, los personajes y frases de estos libros en las pestañas) Sin mas que decir los dejo con Kit y Henry y su excursion al museo ;)
(Perdonen las faltas de ortografia pero lo escribi muy rapido y además no tuve tiempo de arregarlo)

  En el British Museum
(Fan fic de Magia)

Kit llegó al descansillo de la escalera y dió tres toques con el puño, luego esperó y dio tres más.
-¿Kit? ¿Eres tú? -le llegó la voz amortiguada de Henry.
-¿Quién mas va a ser, Henry? Abréme.
La cabeza de su amigo se asomó por sobre la suya.
-Adelante -le dijo con una sonrisa burlona.
Kit se encaramó y su cabeza pareció brotar del piso de la habitación de Henry. No se asombró por lo que vio, había estado en el cuarto de Henry un millón de veces,
además aquel lugar no era más espectacular que lo poco que había visto del palacio.
Como siempre, Kit preparó su magia para hechizar la habitación, la cubrió con un conjuro silenciador, así Henry y él podían hablar sin que nadie los oyera.
-¿Iremos de aventura, Kit? -le preguntó Henry. Parecía muy ansioso, ni siquiera lo había saludado.
-Err...-Kit no estaba seguro- Tal vez, ¿crees que podrás? Ya sabes, afuera está muy frío.
Henry lo miró algo enojado.
-No seas estúpido, por supuesto que podré. Ya me he puesto mi ropa de abrigo y todo, sólo falta que hagas tu magia.
Aunque Kit estaba preocupado por que Henry se enfermara si salían, la tentación de una aventura era demasiado grande... sobre todo si era una aventura como la que
tenía planeada... Así que puso en marcha su magia otra vez y en la cama de Henry apareció el espectro de siempre, algo así como un fantasma de colores aguados y lechosos
, que tenian un leve parecido a Henry dormido. Kit miró su creacion con orgullo, para el estaba perfecto, como todo lo que tenía que ver con su magia.
Los chicos bajaron corriendo por la escalera hasta llegar a la estatua del dios Pan.
-Deberiamos limpiar un poco el pasadiso -comentó Henry mientras se sacudía el polvo de su abrigo.
Kit lo miró divertido, a él no le importaba si su ropa se ensusiaba o no. Llamó a Alfombra con un chiflido y ésta aparecio detrás de ellos y los apretó -más bien asfixió-
en su usal abrazo, cuando se hubo calmado los chicos se sentaron.
-Ya sabes a dónde, Alfombra -le dijo Kit, giñandole un ojo. Henry lo miró con perspicacia.
-¿A dónde me llevas Kit?
-Ya verás.
Fue un viaje rápido a esa hora ya no había mucho tránsito, solo unas pocas bicicletas globo y un par de taxis aéreos, Alfombra estaba indudablemente feliz pues
no dejaba de hacer peligrosas volteretas y cambios de direccion. Kit sentía que Henry tiritaba a sus espaldas, pero cada vez que se daba la vuelta para mirarlo éste se
quedaba quiero como una estatua y desviaba la mirada. Se empezaba a preguntar si había sido buena idea traerlo cuando alfombra comenzó a decender.
Atterizaron frente a un enorme edificio con toda la pinta de haber sido sacado de Roma... Kit miró a Henty con suficiencia pero Henry parecía más bien desilusionado.
-¿El múseo Brtánico? Pero Kit, creí que veniamos de aventura. Además tu no soportas los museos, o las escuelas, o las bibliotecas...
Kit cortó la verborrea de Henry con un gesto de la mano.
-Vale, ya entendí. Pero esta no es una visita común y corriente, venimos a ver a las momias. Ahora Henry parecía mucho más emocionado.
-¿¡A las momias!? -preguntó con emocion, pero su cara pronto volvio al desanimo-, pero Kit, sabes muy bien que los sárcofagos estan sellados, y no quiero ver las mismas
tumbas de oro de siempre.
-Nada esta sellado para mi, Henry -dijo Kit con arrogancia-, sabes muy bien que mi magia puede abrir lo que sea.
Kit se le ordenó a alfombra que los llevara hasta el techo para entrar por alguna de las ventilaciones. Cuando coniguieron entrar en el gigantesco edificio Henry tomó a Kit del brazo.
-Espera Kit, ¿no deberías enviar tu mente a ver? Para asegurarnos de que los guardias no nos vean bajar en Alfombra.
Kit lo miró perplejo.
-¿Guardias? Henry, ¿por qué iban a haber guardias en un museo de noche?
Henry pensó por un momento.
-Supongo que no lo sé -le dijo, y con eso quedó satisfecho.
Estando ya abajo Kit no pudo dejar de sorprenderse. El museo parecía mucho más interesante en la oscuridad, era increiblemente grande y todo daba la sencacion de que podía cobrar
vida en cualquier momento. El chico creó una bola luminosa lo bastante grande para iluminar todo el salón; le había quedado muy bien, era anaranjada e incluso dejaba escapar
algo de calor.
-Kit, Kit mirame -lo llamó Henry que se había apartado de su lado- Ahora soy un mago como tú.
Kit lo miró, Henry le había arrebatado a un maniquí una viejisima túnica de mago y se la había puesto. No le quedaba para nada bien.
-Eres un imbecíl -le dijo sonriendo-, sabes muy bien que estás hecho para ser un príncipe y no un mago. Ahora deja de hacer el tonto y sigueme.
Kit se había organizado muy bien esta vez -cosa rara en él- no quería que él y Henry se perdieran en un lugar tan grande. Las momias estaban en el último piso subterraneo, en la bodega.
Eran tan delicadas que todas las noches las llevaban a las bodegas especiales, que obviamente no estaban abiertas para el publico en general. Henry empezó a tiritar otra vez,
y ahora lo hacía con tanta fuerza que no tenía como ocultarlo. Sin embargo no aceptaría ayuda de Kit, así que éste fingió no darse cuenta, y dijo algo que para su gusto estaba
perfectamente disimulado.
-Tengo tanto calor -dijo sácandose la chaqueta- ¿Podrías llevarmela? Tal vez deberías ponertela, eres muy despistado y no quiero perderla- le pidió a su amigo.
Henry lo miró con desconfianza ¿desde cúando Kit se preocupaba por lo que pudiera pasarle a su ropa?, pero Kit seguía sonriendole con inocencia.
Así que el principe recibió la chaqueta y se la puso sobre su abrigo. Dejó de tiritar de inmediato.
Siguieron caminando por largo rato, se perdieron una o dos veces, pero al cabo de unos 20 minutos alcanzaron la ultima planta. La bola luminosa de Kit se achicó un poco.
Apoyados contra la pared se veian cinco grandes sárcofagos, a Kit le llamó la atención el más grande de todos. Henry estaba algo más palido de lo normal, la verdad era
que las momias se veian algo tenebrosas en la penumbra. Kit tomó a su amigo del brazo y lo arrastró hasta el sarcofago. Estuvieron cerca de un minuto callados y mirando fijamente al frente, hasta que Kit reaccionó. Se arremangó y concentró toda la energía que pudo en su magia, sentía como la magia crecía como una enorme llama en su interior, cerró los ojos y dejó que la llama saliera por sus dedos hacía el sarcofago, se escuchó un ligero click.
-Te dije que sería fácil -dijo Kit abriendo los ojos. Henry se limitó a mirarlo con desconfianza, todo estaba saliendo demasiado bien.
Kit se acercó al sarcofago y lo abrió, su bola luminosa se agrandó por la emocion, dentro del reluciente ataud había una momia terriblemente fea, tenía la cara toda arrugada, la mirada vacía, una boca sin dientes que parecía sonreirles malevolamente... Kit tuvo que admitirse a si mismo que era sobrecogedora... pero había algo equivocado con ella.
-Oye, Henry ¿por que está momia no tiene vendaje?
-Por que no las envuelven, tonto. Al menos no estas.
Kit notó que a Henry le temblaba la voz y se dio la vuelta para mirarlo; estaba muy palido y tiritaba.
-Estas asustado ¿eh? -le dijo Kit burlonamente.
-Claro que no -le respondió el principe, no sonaba muy convicente-, es solo que está muy oscuro aquí, ¿podrías hacer una bola más grande?
-Henry, así no es divertido -le respondió, aunque la verdad era que su magia estaba encogida como una llama azul dentro de el y no se veía capaz de hacer crecer ni un poco su bola luminosa.
Kit se acercó a la momia, quería tocarla, sentía como que no debía hacerlo. ¿Pero quíen iba a detenerlo? ¿Henry? Su amigo estaba bastante asustado y probablemente no se movería. Así que si nadie podía detenerlo significaba que tenía que hacerlo.
¡PUUM! Kit había tirado la momía al suelo. Henry puso los ojos en blanco.
-Sabía que todo estaba saliendo demasiado bien.
Kit lo miró enojado. -Ayudame a levantarla. Ambos chicos tomaron a la momia, ninguno de los dos pudo evitar una mueca de asco al sentir su piel arrugada y muerta. Cuando ya estaban por ponerla en su lugar Henry soltó un gritito ahogado;
-Kit, ya no tiene nariz. ¡Nos va a caer una maldicion encima!
-Pegala -dijo Kit a la desesperada.
-¿Pegarla yo? -respondió Henry alarmado- ¡Pero si tu eres el mago!
Kit no sabía que hacer, en medio de su desesperación se oyeron unas pisadas bajando las escaleras. A Henry le comenzaron a castañear los dientes inmediatamente.
-Kit, es... es el fantasma -le dijo.
-No digas tonteriás Henry -le contestó Kit, más para calmarse a si mismo que a Henry por que sus rodillas se entrechocaban de lo nervioso que estaba. Tenía que hacer algo. De pronto se le ocurrió lo más obvio: chifló y en menos de un segundo Alfombra estaba lista frente a ellos, el desconocido apareció justo cuando Henry terminaba de encaramarse sobre Alfombra.
-¡LADRONES! -gritó una voz potente. Henry pudo verle el rostro, estaba mirando hacía la escalera y gritaba cada vez más fuerte, seguramente avisandole a alguien. Henry miró a Kit ceñudo.
-¡Es un guardia! -le dijo con tono acusador.
-Ya lo sé -dijo Kit defendiendose -¿Como iba yo a saber que había guardias aquí de noche?
Kit le dió la orden a Alfombra y salieron zumbando de la bodega sobre la cabeza del guardia, Kit envalentonado de nuevo le bajó la gorra con su magia, pero se olvidó de mirar hacia adelante y apenas salieron de las escaleras Alfombra se estrelló contra un esqueleto de ballena... y como esto no era suficiente el esqueleto al caer botó todo aquello que la rodeaba.
-Lo lograste Kit -le dijo Henry medio sonriendo, medio asustado -al fin destruiste una habitacion entera en menos de 5 segundos.
Kit lo miró divertido, todo era mejor si Henry estaba con el, incluso un problema gigantesco como ese.
Los guardias (ahora eran muchos) les gritaban que se detuvieran, y como no les hacian caso comenzaron a disparar.
-¡Oh no! -gritó Kit, enfurecido - ¡le están disparando a alfombra!. ¡Dejen de hacer eso estúpidos cavernicolas! -les gritó a los guardias.
-No creo que eso haya funcionado -le aclaró Henry al notar que los disparos se hacían mas frecuentes -¡Oh no! -agregó de repente- Kit mira arriba.
Atraidos por los disparos y el jaleo, había un monton de periodistas montados en bicicletas globo que intentaban conseguir fotos a travéz del techo casi transparente.
-Kit ¡no pueden verme! -urgió Henry-,  si me toman una foto te enviarán a la torre de Londres y a mi probablemente me enviarán al castillo de Windsor, ¡y jamás volveremos a vernos!
-Calmate Henry -le dijo Kit mientras trataba de ayudar a Alfombra a esquivar las balas-, recuerda que estás con migo ¿que podría salir mal?. Henry se ahorró los comentarios.
Kit concentró toda su magia en el viento para poder crear un remolino que alejara a los periodistas, pero estaba tan nervioso que su magia se salió de control y terminó creando un tornado tan grande como el esqueleto de la ballena. Alfombra salió disparada del museo y se quedó quieta unos metros más arriba, para que los chicos pudieran ver el desastre que habían causado.
Toda la planta del museo estaba completamente desordenada, en el piso habían tirados desde guardias y bicletas globo hasta pinturas y esculturas. Henry tragó saliva.
-Mi abuela se va a enfadar mucho -dijo con la garganta apretada.
Kit se compadeció de Henry que tendría que estar todo el día siguiente ayudando a la Reina con los arreglos del museo. Además con el viento helado del exterior Henry se había puesto a tiritar y toser de nuevo.
-Será mejor que te lleve a casa.
Y así Kit, Henry y Alfombra se dirigieron al Palacio de Buckingham para dejar a Henry en la estatua del dios Pan. Kit entró por la ventana a su habitación den Número 24 de Angel Terrace y se arrojó desde alfombra a la cama, sin siquiera desvestirse. Decidió que nunca más entraria con Alfombra a un edifico importante a menos que estuviera enrollada."
FIN

Y bueno, espero que les haya gustado la pequeña probada al mundo de Elboz. Esta excursion realmente ocurrio (la mencionan) pues Henry y Kit se rien recordando la vez que casi los atrapan por intentar ver las momias, pero no especifican mas, asi que me he inventado lo que paso ;)
Besooos inexsiteeentes :)


5 comentarios:

Anónimo dijo...

Note que existia porqe era similar al libro.... pero....
esta increible!!
Felicitaciones, me gusto mcuho.
Creo que ahora volvere a leer los relatos xd!

ANIMO ABBIE

recuerda que lo negativo en las cosas que haces, en realidad es lo positivo...pero no "saben" como hacerlo ver...

Reader dijo...

OOH! Leyendo este relato me hace pensar aun mas en lo que hubieras logrado crear con mi idea ;)
p.d: "el dios pan" atomic kitten debe pertenecer a esa religion xD

Anónimo dijo...

JAJAJAJA estaa muy bueno!!! , me encantaaa que sea todoo como tan magico ABBIE eres la mejoor!! me demore como 10horas en leer porqe leo re lento ajajaj pero esta bueno .. era de un libro y tu terminaste el final? seca

de : Jesse

AtomicKitten dijo...

@Reader: De hecho, sí, pero no como vos lo pensás. Como me autoproclamo mestiza, mi religión es la griega. Y resulta que Pan es un dios griego, el de los lugares vírgenes. Pero "el Dios Pan" no es una religión.

@ABBIE: Jajajajajaja qué tierno <3 realmente amás esta saga ;)

Abbie dijo...

Artie: (Se que eres tu xd) Menos mal que vas a volver a leer los relatos 77 Me alegro de que te haya gustado, no podia dejar de pensar en nosotras pasando por la misma situacion xd

Reader: Jajajaja gracias por el cumplido :3 Sisis esa debe ser la religion de Attomic, cuando yo era pequeña tambien creia en los dioses griegos, Zeus era mi idolo, y ahora lo odio xd

Jesse: Jajajaja cada vez leerás mas rapido xd Que bueno que te gustó, a ver si asi le agarras el gusto a leer mas seguido xd

Attomic: Jajajaj si si la amo la amooooo xd jajaja me alegro de que se note ;)

Archive

Subscribe

Flickr