8 nov. 2011

Martes de relatos #1

abia una vez una chica llamada Abbie que gustaba de escribir cuentos y relatos, pero que estaba demasiado avergonzada para mostrarlos al mundo. Un día su amiga Artemis se harto de verla tan acomplejada y le dijo: -Escribe Abbie, escribe en tu blog, por ejemplo, todos los Miercoles subes una historia o algo así. Y dejó a Abbie sin poder responderle.

Y bueno, obviamente decidí hacerle caso y crear el "Martes de Relatos" y además aprovechar para incentivar algo que siempre quise hacer con mi nube, el que las personas pidieran tema y yo lo escribiera (: Asi que esta es la idea:
Todos los martes subiré un relato original.
En los comentarios, las personas que quieran pueden decir un tema para mi siguiente relato, pueden pedirlo con todos los detalles que quieran, por ejemplo:
 "Abbie, quisiera que hicieras un relato sobre una princesa y su dragon, blah blah"
(Si te da verguenza hacerlo publicamente mandame un mail)
Si más de una persona pidió tema, pondré imediatamente una encuesta y las personas podrán votar por el tema que más les guste (:

Y bueno esa es la idea. El relato de hoy es algo extraño pues no lo escribi por gusto precisamente. En una prueba de lenguaje nos pidieron que escribieramos una historia del genero Ciencia Ficcion y yo soy practicamente nula en eso :/ Asi que hice mi mejor esfuerzo xd Ese es el relato que les traigo hoy, solo que con más detalle de lo que me permitió el espacio en la prueba ;)

La Rosa de Dédalo.

 -Max, hey Max ven aquí, tienes que ver esto- llamó Elliot.
Max se acercó al gran mesón de metal con una expresión de cierto fastidio. Elliot le mostró una flor de metal, una rosa más bien, era tan grande como su cara y brillaba de tal forma que dolía mirarla.
 -¿Qué es eso?- inquirió Max.- No lo comprendo Elliot, los Nen acaban de secuestrar a tu padre, deberías estar buscándolo y no inventando cosas como siempre, mucho menos flores monstruosas.
 -No lo entiendes, esta flor monstruosa como tu la llamas, es el arma más poderosa jamás creada, sólo con su ayuda podre salvar a mi padre. Lo unico que hay que hacer es llevarla a la nave de los Nen, allí ella sabrá que hacer mientras nosotros buscamos a mi papá.
 -¿Ella? ¿Nosotros?- Max estaba cada vez más confundido.
 -Ella, la rosa- Elliot lo miraba como si fuera un imbecil -, la he llamado La rosa de Dédalo, ya sabes por ese tipo griego. Y bueno, supongo que me ayudarás ¿verdad?

14 horas más tarde Elliot y Max estaban escondidos cerca de la nave madre de los Nen. Elliot miró a Max y le dió a entender que debían entrar. Se agazaparon aún más y, silenciosamente entraron a la nave, aunque no sin cierta dificultad. Ya adentro se encontraron con muchas puertas blindadas y celladas. Caminaron largo rato mientras Elliot intentaba traducir las extrañas letras y Max iba abriendo con su láser las puertas que Elliot le indicaba.
 -Hey Elliot, ¿no crees que está todo muy tranquilo por aquí?
 -Tienes razón, la verdad esperaba toparme con un ejército de robots o algo así.
No había acabado aún de hablar cuando unas gruesas y poderosas manos metalicas los agarraron del cuello. Max y Elliot podían sentir como el robot los asfixiaba más y más, hasta que todo se volvió negro...

- Elliot, Elliot despierta -rogó una voz de hombre.
Elliot sentía como lo sacudian pero se sentía muy mareado como para poder incorporarse, luego de un cierto esfuerzo consiguió abrir los ojos.
 -¿¡Papá!?- sin saber como, consiguió abrazarlo  y comenzó a hablarle en tono hiperventilado- Papá,  ¿estás bien? ¿Dónde estamos? ¿Dónde esta Max?
 -Calma hijo, Max está aquí junto a mi. Estamos en la sala de experimentos de los Nen.
Elliot entendió de imediato por que Max tenía esa mirada perdida, sintió como un escalofrio recorria su espalda. ¿Queria decir que iban a abrirlos? ¿A abrirlos asi como los niños de hace muchos siglos abrían a las ranas para examinarlas?. Su padre le leyó el pensamiento.
 -Si hijo, me temo que nos ha llegado la hora a los tres. Veo que has terminado la rosa tu sólo, no sabes lo orgulloso que me siento de ti, lástima que no podremos disfrutar de los resultados. Haz lo que tengas que hacer, hijo. -una lagrima se asomó en sus ojos.
Elliot sabía lo que tenía que hacer, pero no queria hacerlo... Debía presionar el botón de emergencia de La Rosa de Dédalo. Sabía que no había forma de que sobrevivieran a su explosión nuclear venenosa. Pero tenía que hacerlo, solo así podría salvar a los demás humanos de la tirania de los Nen. Comprendió que no tenía opcion. Abrazó a su padre y a su mejor amigo, y unidos en el abrazo Elliot apretó el botón que decidiría el destino de su especie y de su propia muerte.

Ese sería el relato de hoy (: Espero les gustara :3
Besoooooos, inexistentes!



6 comentarios:

Hebe Cross Burton (En realidad no me llamo así) dijo...

Hey Abbie¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡
Siento mucho haber tardado tanto en volver, lo siento, lo siento, lo siento¡¡¡ Mucho, mucho , mucho¡¡¡¡
Estaba un poco baja de moral y el verano me deja el cerebro achicharrado, asi que estaba a falta de imaginación. Ahora entrado en el blog y recien he visto tu comentarios. Acabo de colgar el capitulo tres, bastante largo lo cierto, y espero que sea de tu agrado. En cuento a tu entrada, me parece una amgnifica idea los de lso amrtes de relatos ^^
Me ha gustado mucho el pequeño relato que has hecho. No conocia esa faceta tuya, escribes muy biennn¡¡¡¡ Me encanto el titulo del relato, el cual es un gran ejemplo de determinación y valentia.
BSS Abbie¡¡¡¡
Respondeme pronoto, aunque se que no estoy en posicion de exigirtelo

Abbie dijo...

¨Hebeeeeeeeeeee has vueltoooo! Por fin ya creia que no te iba aver más! Ahora mismo me paso por tu blog y leo el 3er capitulooo, que bueno que bueno que volviste!
Besosssssss

AtomicKitten dijo...

Distopía!! No me gusta las distopías :´( lo bueno es que es un relato corto y no llegué a encariñarme con los personajes (mentira, sí me encariñé igual xD).
Pará, me encanta cómo escribís, pero hay algo que no me cierra (y no te ofendas, es sólo una crítica constructiva): me parece raro que el chico arrastre a su mejor amigo a una misión suicida. Digo, si yo fuera él, le compraría pasajes de avión para Londres y me iría yo solita a la cosa kamikaze. Pero bueno, sólo digo :)
Besos!! :D

Abbie dijo...

Jajajajajaja a mi tambien me parece raro ahora que lo dices xdd lo que pasa es que mi intencion no era matar a nadie, pero de repente se me acabó el espacio y no podia hacer un decenlace como dios manda, asi que tuve que matarlos a todos, fue algo asi como el plan B xdd
Pero gracias por criticarme constructivamente (:
Besoooos

Anónimo dijo...

Guaau!!Tienes talento,sigue asi
WInk Wink
ANIMO!!




(html y la vola)

Guillermo Sánchez dijo...

Debo decir que me encantó Abbie. Solamente te criticaría un poco la ortografía, pero por el resto está genial. Eso es lo bueno de los cuentos cortos, que le permiten al lector imaginar el pasado y posterior futuro de la obra dejando así volar la imaginación. De hecho, me inspiró a dibujar la nave desde lejos y ellos sobre la superficie en una especie de ruinas de casas metálicas :3 Cuando lo acabe, te lo muestro (me fascina el arte digital).
Por cierto, acabo de subir un cuento corto también a mi blog, me gustaría conocer tu opinión acerca de el n.n
Saludos, señorita :3

Archive